El Día de los Tramposos, de Joseph L. Mankiewicz

SESIÓN MATINAL 

(There Was a Crooked Man); 1970

Director: Joseph L. Mankiewicz; Guión: David Newman, Robert Benton; Intérpretes: Kirk Douglas (Paris Pitman Jr.), Henry Fonda (Woodward W. Lopeman), Hume Cronyn (Dudley Whinner), Warren Oates (Floyd Moon), Burgess Meredith (The Missouri Kid), John Randolph (Cyrus McNutt), Arthur O'Connell (Mr Lomax), Martin Gabel (Alcaide LeGoff), Alan Hale (Tobaccy); Dir. de fotografía: Harry Stradling Jr; Música: Charles Strouse; Dir. artística: Edward Carrere.

Aunque la crítica siempre ha mirado mal esta película de Joseph Leo Mankiewicz, lo cierto es que se trata de una entretenida comedia negra disfrazada de western, y muy reivindicable.
La historia del forajido Pitman al que el sheriff Lopeman persigue impacablemente, y que cuando, encarcelado, cree haberse librado de esta persecución sólo para encontrárselo como alcaide de la prisión, propicia un duelo interpretativo entre dos grandes como son Kirk Douglas y Henry Fonda, y una situación de base en la que los engaños y contraengaños serán constantes.
Es cierto que su humor es en ocasiones demasiado básico. Pero en su tema principal, el del título, los tramposos y cómo y hasta qué punto el hombre es corruptible está tratado con una ironía pesimista que no puede ser sino encomiable.
Dirigida con gran profesionalidad por Mankiewicz, sigue siendo una película perfectamente visible hoy día, y una que es posible disfrutar en todas las ocasiones.


Tráiler:

btemplates