Jazz Porque Sí: Django Reinhardt 1942

Nunca me canso de escuchar a Django Reinhardt. El torrente de imaginación que derrocha es tal que se pueden reproducir seguidas todas sus versiones de un mismo tema y encontrar que siempre tiene algo nuevo que decir, alguna diablura que realizar.
Y, por supuesto, con todo el sentimiento cuando hay que ponerlo y toda la alegría cuando tiene que haberla.
Esta vez, y en plena ocupación alemana, Django se fue de gira a Bélgica. Allí grabó a dúo con el pianista Ivon De Bie cuatro temas bien bonitos, Vous et Moi, con Django tomando el violín al principio y al final; Distraction; Blues en Mineur, de nuevo con Django al violín y a la guitarra; y Studio 24.
Y entonces se metió en estudio para grabar con la orquesta de Fud Candrix, con la rítmica del Quinteto del Hot Club de Francia. Ojo a estas orquestas belgas. Como les dirá el Cifu, tenían fama en la época, mejor incluso que las francesas, y por lo escuchado, la merecían. Lo grabado es Place de Brouckère; Seul Ce Soir; Mixture; y Bei Dir War Es Immer So Schön, y en todas ellas Django está en una forma excelente. A sus anchas, adoptando el papel de solista, pero sin poderse contener en cuanto a las diabluras de acompañamiento. Y siempre, siempre, con alguna sorpresa en el tema, un acorde inesperado y placentero, unas notas que acentúan un pasaje...
Con la orquesta de Stan Brenners, que además de una formación habitual de big band incluye cuatro violines, gracias al cielo discretísimos y eficaces, escucharemos Divine Beguine, que no es otra que Begin the Beguine con el título cambiado por motivos de censura nazi; Nuages, una de las mejores versiones grabadas jamas por Django; Djangologie, con un arreglo para orquesta que la hace muy original; y Eclats de Cuivre.
Una sesión de música tan genial como siempre en manos del mejor guitarrista de jazz clásico, y una para disfrutar intensamente. Presten atención, como siempre, a los comentarios del Cifu. Instructivos y amenos. 



btemplates