La Gran Evasión, de John Sturges

SESIÓN MATINAL 

(The Great Escape); 1963

Director: John Sturges; Guión: James Clavell, W. R. Burnet, basado en el libro de Paul Brickhill; Intérpretes: James Garner (Hendley), Steve McQueen (Hilts), Richard Attenborough (Bartlett), James Donald (Ramsey), Charles Bronson (Danny), Donald Pleasence (Blythe), James Coburn (Sedgwick), David McCallum (Ashley-Pitt), Gordon Jackson (MacDonald), John Leyton (Willie), Nigel Stock (Cavendish); Dir. de fotografía: Daniel Fapp; Música: Elmer Bernstein.

Una de las películas más notorias sobre evasiones que se hayan filmado jamás, está basada en un hecho real. Pero, no se preocupen; Hollywood jamás ha dejado que las historias reales le estropearan un buen argumento, de manera que lo que van a ver se aleja tanto de la realidad como para que si leen el libro en el que está basado el filme queden decepcionados.
Porque, por supuesto, la película es gran espectáculo. Los preparativos minuciosos de la fuga monstruo de los prisioneros aliados de un campo alemán emparentan este film con el género de atracos a bancos, con su planificación minuciosa, la tensión de la ejecución y la superación de imprevistos.
Y hay que destacar que, en una película eminentemente coral, brille con luz propia un actor, Steve McQueen, en el papel de Hilts, el Rey de la Nevera, con sólo apenas fuerza física e ímpetu al conducir una motocicleta y con un gesto repetido como es el de lanzar una pelota de béisbol contra la pared de la celda de castigo (la "nevera") en la que pasa la mayor parte del tiempo. Y con una composición de personaje magnífica, claro. McQueen ya provocó celos durante el rodaje de Los Siete Magníficos como especialista en "robar" planos.
Con una banda sonora memorable de Elmer Bernstein, no de las mejores de su autor, pero sí de las que más se fijan en la mente.
Una película que siempre se vuelve a ver con agrado.

Tráiler:


btemplates