El Anillo de Fuego, de Sir Ronald Ross

Traemos hoy a un premio Nobel, pero no de literatura. Ronald Ross ganó el de Medicina y Fisiología en 1902 por sus investigaciones sobre la malaria. Desmintiendo la creencia de que quien sea bueno en, por ejemplo, ebanistería, no puede tocar el violín, este relato brevísimo pero intenso, que pueden leer en el enlace que figura al pie de esta entrada, es un primor en cuanto a su construcción.
Apenas hay forma de resumir el argumento sin desfigurar el cuento y sin desvelar su final, de modo que les aconsejo que lo lean. Notarán entonces que todos sus elementos encajan primorosamente dentro de la narrativa. No hay uno solo que sea superfluo, y todos juntos nos dan las motivaciones para un comportamiento trágico del protagonista.
Y remarcar, como podrán ver, que la malaria también tiene que ver, y mucho, con este relato. Y, viniendo de quien viene, hay que darle crédito a sus efectos y a ese ataque relámpago que «se abate de pronto como un bandolero por la espalda».

(The Ring of Fire)
En Cuentos Únicos
Eds. Siruela, col. El Ojo Sin Párpado
Madrid, 1989 [pub. 1934]
Edición, selección y prólogo de Javier Marías

Texto en castellano de El Anillo de Fuego

btemplates