The Tale of the Rose and the Nightingale (And What Came of It), de Gene Wolfe

La capacidad de Gene Wolfe como fantasista está sobradamente demostrada, y le ha ganado el respeto de sus colegas escritores, así como un seguimiento de sus obras que trasciende al género, con la seguridad de que el lector hallará unas historias de tema fantástico, sí, pero muy literarias y que cuidan en extremo tanto el argumento como la forma.
En El Cuento de la Rosa y el Ruiseñor (Y lo que Aconteció por Él) parecería que tuviémesom la clásica historia dentro de la historia, sólo que esta vez una historia que en apariencia sería la que fuera incluida en un relato "mayor" es la que provoca la historia principal.
En efecto, y en una atmósfera oriental, propia de las Mil y Una Noches, un narrador de historias toma posición en el mercado de una ciudad egipcia. Alí es un mendigo, un pobre hombre, que no tiene nada quie ofrecer, salvo su atención, y el narrador transige en contar una historia, que será la de la rosa y el ruiseñor. En un jardín del pachá hay una rosa blanca prodigiosa por su belleza (una imagen clásica para referirse a una mujer) y un ruiseñor se enamora de ella, la corteja y gana su amor. Pero la rosa es blanca, y el pachá quiere en su jardín rosas rojas, de modo que la rosa está condenada a ser arrancada al día siguiente. El ruiseñor, triste, pide a la rosa un beso de despedida, y se acerca lo suficiente como para obtenerlo, aunque hiriéndose con las espinas. De manera que una gota de su sangre cae sobre los pétalos blancos. Viendo un posible camino hacia la misericordia, el ruiseñor sacrifica su sangre para motear la rosa de carmesí, y muere. Cuando el jardinero va a cumplir con los deseos de su señor, observa maravillado una rosa blanca moteada de rojo, que trasplanta al lugar más apartado y menos frecuentado del jardín. Pero, por el milagro del amor del ruiseñor, esa rosa adquiere el poder de otorgar, una noche del año, el amor eterno a quien la recoja recién florecida.
Hasta aquí esta historia, que ya sería bastante para un cuento. Pero uno de los oyentes que se ha acercado para oír la historia dice que no es una invención: tal rosa existe, y se encuentra en el jardín del harén del pachá, y sabe el secreto para acceder a ese lugar. Alí se deja convencer, ya que la recompensa es la mejor que pueda soñar un hombre, nada menos que el amor eterno, pero las cosas no siempre son lo que parecen...
El mercader que se ha acercado en realidad es un sabio, un sabio que enseñó al narrador de la historia, que no es tal narrador sino un noble árabe que quiere obtener esa rosa, las riquezas y el poder sin correr el riesgo y sin enfrentarse a los antiguos dioses egipcios que custodian ese lugar...
Como se puede ver, Gene Wolfe siempre representa una sorpresa. Y una refrescante. El tono parece antiguo, pero la mezcla de influencia árabe con la mitología egipcia y los mínimos toques hasta lovecraftianos que pueblan el relato le transmiten una atmósfera difícilmente superable. Sin contar con el final, por descontado, que es sorprendente pero plenamente coherente con la historia.

En Demons and Dreams. The Best Fantasy and Horror 2
Legend / Random Century
Londres, 1990 [1988]
Ed. de Ellen Datlow y Terri Windling

btemplates