Una Giornata Particolare, de Ettore Scola

SESIÓN MATINAL 

(Una Giornata Particolare); 1977

Director: Ettore Scola; Guión: Maurizio Costanzo, Ruggero Maccari, Ettore Scola; Intérpretes: Sophia Loren (Antonietta); Marcello Mastroianni (Gabriele), John Vernon (Emanuele, marido de Antonietta), Françoise Berd (portera), Patrizia Basso (Romana), Antonio Garibaldi (Littorio), Alessandra Mussolini (Maria Luisa); Dir. de fotografía: Pasqualino de Santis; Música: Armando Trovaioli; Diseño de producción: Luciano Ricceri.

Una de las películas más conmovedoras que existen sobre la vida cotidiana durante el fascismo, esta película aúna el compromiso ideológico con la ironía, el humor y una profunda humanidad, lo cual no es extraño viniendo de Ettore Scola, un director que debería ser más famoso de lo que ya es.
El día en que Hitler llega a Roma para reunirse con Mussolini, toda la ciudad se moviliza para salir a alas calles a saludar a los dos jerarcas fascistas. Menos, en un bloque de viviendas típicamente mussoliniano, dos personas: el ama de casa Antonietta que tiene demasiado que hacer con una casa habitada por una familia numerosa, cuyo marido, mando intermedio fascista a su vez, espera aumentar para alcanzar el premio a la natalidad; y Gabriele, un locutor de radio homosexual y crítico que prepara su suicidio. Por un azar, ambos personajes se encontrarán en este bloque de pisos desierto (salvo la presencia de la portera, una metáfora de la vigilancia perpetua del régimen) y este encuentro, brevísimo, de unas pocas horas, cambiará, tal vez no sus vidas, pero sí su forma de pensar.
Scola consigue poner muchas cosas en un solo filme: la represión fascista de la homosexualidad, la represión que ejerció el fascismo sobre la mujer, la crítica a esta visión de la fémina fascista, enamorada platónicamente del Duce, y animada a que así sea, y que por otra parte sólo es vista como ama de casa y de cría. La trama de delación del régimen, y la unanimidad que éste, de grado o por fuerza, concitó.
Con unas interpretaciones magistrales por parte de La Loren y Mastroianni, es una película bellísima, plena de matices y en la que, a cada nueva visión, se puede descubrir algo nuevo.

Tráiler: Curiosamente, no he encontrado más tráiler de esta película que el holandés. Y pese a que sólo consiste en una serie de fotos fijas del filme intercaladas entre fragmentos de documantales del encuentro Hitler-Mussolini, tiene su gracia y un innegable estilo.



btemplates