Mille Anni Che Sto Qui, de Mariolina Venezia

Hace Mil Años que Estoy Aquí cuenta la historia de una familia de la región de Basilicata, en el sur de Italia, y a través de ella la historia del país desde la Unificación de Italia hasta la caída del muro de Berlín. Las historias de sus personajes se entreveran con los hechos históricos y así se hacen metáforas de los cambios sociales y políticos, siempre contra el fondo común de un paisaje que cambia, pero a menos velocidad de lo que lo hace la nación.
En absoluto está mal escrita; tiene historias interesantes, anécdotas divertidas y vivencias trágicas. Hay frases que tienen una especial brillantez y en suma no se le puede reprochar nada a esta narración estructurada y bien escrita.
El problema es otro. Así como en la música, desde la aparición de "I Got Rhythm", los compositores se lanzaron a hacer versiones, reversiones, perversiones, parodias, nuevas composiciones basadas en las armonías del tema, hasta llegar a un punto en el que el anuncio de una de estas nuevas versiones provocaba un gemido de sufrimiento en el público, esta estructura narrativa de la historia familiar como metáfora de la historia de un país ha tenido una sobreutilización desmesurada.
Yo, particularmente, debo haber leído un centenar de estas sagas que siguen la marcha de la historia, y ya ha llegado un punto en el que, buenas o malas, estoy cansado de este esquema repetitivo. De hecho, leyendo esta novela de Mariolina Venezia, no dejaba de imaginarme a mí mismo como miembro de un jurado ante el que desfilaban de continuo familias enteras en las que un miembro de las mismas tomaba la palabra para enunciar: "El bisabuelo era muy estricto. Pero la razón de esta rigidez era..." Y así, una y otra vez, hasta el fin de los tiempos.
Desearía que fuera motivo de reflexión para los escritores, sobre todo los noveles. Sin duda es tentador aprovechar las historias familiares que se han escuchado, pero el modelo no está agotado literariamente, es que lo está físicamente. Pediría una moratoria de, no sé, cincuenta o cien años respecto de esta estructura narrativa. Hasta que resurgiera con bríos nuevos o hasta que descansara finalmente en paz. De lo contrario, tendríamos que acordar con los que claman sobre el fin de la novela que, si bien no es cierto que la novelística esté difunta, sí que las sagas familiares se arrastran por la narrativa como zombies a los que autores / houngans les insuflan una vida que no oculta la putrefacción del cadáver.

Einaudi Ed.
Turín, 200610 [2006]
Existe edición castellana publicada por Gadir Editorial 

Portada y sinopsis de la edición italiana
Portada y sinopsis de la edición castellana


btemplates