La Dama de las Camelias, de George Cukor

SESIÓN MATINAL 

(Camille); 1937

Director: George Cukor; Guión: Frances Marion, James Hilton, Zoe Akins, basado en la novela de Alexandre Dumas; Intérpretes: Greta Garbo (Marguerite), Robert Taylor (Armand), Lionel Barrymore (Monsieur Duval), Henry Daniell (Barón de Varville), Elizabeth Allan (Nichette), Lenore Ulric (Olympe), Laura Hope Crews (Prudence), Rex O'Malley (Gaston), Jessie Ralph (Nanine), E. E. Clive (Saint Gaudens); Dir. de fotografía: William Daniels; Música: Herbert Stothart.

La historia de la cortesana que se enamora de alguien no tan rico como son los que acostumbran a mantenerla, y que tras encontrar este auténtico amor muere trágicamente de tuberculosis, un clásico universal ahora venido a menos, parecía el vehículo menos propicio para Greta Garbo. Sin embargo, esta película se sostiene gracias a ella, que llena la pantalla en cada aparición suya. No importa que a veces, esas poses de languidez, tan típicas del cine mudo y principios del sonoro (ya saben, el cuello echado para atrás para hablar con alguien, por ejemplo) distraigan la atención del espectador moderno. Lo cierto es que Garbo proporciona una sensualidad inusitada a cada plano en el que interviene. Acompañada por un elenco bastante calamitoso, a excepción de Henry Daniell, que borda un cínico y frío Barón de Varville.
Todo ello, en la exuberancia que en la Metro creían que era "estilo"; ciertamente lo fue en sus producciones, que llegaron a alcanzar tal lujo en su mobiliario y decorados, que resultaban vulgares (y esta película no es una excepción).
Una dirección tan excelente por parte de George Cukor que apenas se nota, aunque hay que fijarse en lo sutil de ese estilo de dirigir.
En fin, no una gran película, pero sí un gozo de interpretación, que fascina y obliga a seguir viendo el filme.

Tráiler:


btemplates