Bridge of Birds, de Barry Hughart

Corgi Books
Londres, 1986 [1984]

Subtitulada como "Una novela sobre una antigua China que nunca existió", traigo a su consideración una de las novelas más deliciosas jamás escritas.
Durante la recolección de seda del año del Tigre 3337 (639 d. de C.) del pueblo de Ku-fu, todos los niños de entre ocho y trece años caen en una especie de coma profundo que puede llevarlos a la muerte. Todos. Se trata de una plaga. Y, para desesperación del abad médico del monasterio, la pregunta que este formula es básica: "Primero decidme cómo una plaga puede aprender a contar". En efecto, una plaga que deja incólumes a los menores de ocho y los mayores de trece años. En Pekín hay una calle donde viven hombres sabios que pueden dar esa clase de respuestas. Y así Buey Número Diez, coprotagonista de la historia, acudirá a Pekín en busca de un sabio. ¿Pero a qué sabio puede importarle la suerte de unos niños campesinos?
"[...] decidí que iba a tener que golpear en la cabeza a un sabio, meterlo en un saco y llevarlo a Ku-fu, quisiera o no. Entonces recibí un signo del Cielo [...] Brilló sobre el cartel de un ojo, pero este ojo no estaba completamente abierto. Estaba medio cerrado.
"'Parte de la verdad revelada', parecía decir el ojo. 'Algunas cosas las veo, pero otras no'.
"Si este era el mensaje, era la primera cosa sensata que había visto en Pekín, y giré y entré en el callejón".
Allí encontrará a Li Kao, un sabio "con un leve defecto en su carácter" y empezará una serie de aventuras impresionantes, con unos villanos magníficos en su vileza y con historias maravillosas.
¿Es un cuento de hadas? Sí, pero para adultos. ¿Es una novela picaresca? También, pero conservando el sentido de la maravilla. ¿Es una novela de aventuras? Por supuesto, pero hace más por la divulgación de la cultura china que un centenar de estudios sesudos. ¿Una novela de detectives? Claro, pero esos Holmes y Watson que son Li Kao y Número Diez son más originales que cualquier personaje que haya dado la literatura policial.
Y sobre todo es una gran historia, un argumento magnífico.
"─Diez, tenemos un duque malvado que lee las mentes y se ríe de las hachas, guaridas del tesoro escondidas en laberintos supuestamente guardados por monstruos, flautas que narran cuentos de hadas, un fantasma incomprensible que podría haber surgido de uno de ellos, un antiguo juego infantil y un mensaje espectral procedente de la Almohada del Dragón. Si te estás preguntando por la malvada madrastra, espera, porque debe estar a punto de aparecer".
Como dice Anne McCaffrey, "Li Kao puede tener un leve defecto en su carácter, pero el libro no tiene ninguno".

btemplates

5 comentarios:

Lluís Salvador dijo...

Cuando Terry Pratchett estuvo en Barcelona, y sentados en una terraza del Paseo San Juan, hablamos durante un rato sobre el humor en la literatura en general y en la fantasía en particular. En el transcurso de la conversación, mencioné a Hughart y su "Puente de Pájaros". Pratchett se puso serio de repente y, con voz llena de respeto, dijo: "Hughart es un maestro. Sus novelas están en otra liga mayor de las que puedes encontrar. "Puente de Pájaros" es un modelo, una obra magnífica. Nadie ha escrito algo semejante".
No está nada mal como elogio, ¿verdad?
[Hay edición castellana, en Bibliópolis. No sé qué habrá con la traducción (el inglés de Hughart ejercita un mimetismo perfecto, con lo que puedes casi suponer que la historia la relata el propio Buey Número Diez), pero los que no lean en inglés harían bien en agenciársela, aunque algo se pueda haber perdido en la traslación.]

Olivia Güel dijo...

Hola Lluís,

Estoy a punto de empezar " La pricesa de los pájaros" tercera y última parte de este magnífico libro. Desde esta excitante antesala del desenlace, ahora que las coincidencias comienzan a desvelar su verdadero sentido y las aventuras de Buey nº 10 y el maestro Li Kao se entralazan con historias de princesas milenarias, me atreveré a comentar algunas reminiscencias que me ha sugerido el aroma de "Puente de pájaros". Aunque imagino que no estarás de acuerdo, el principio me recordó a "Las 7 bolas de cristal" de Tintín .En cuanto al viaje de Buey nº10 y el maestro Li Kao tiene mucho de "Viaje al Oeste", de hecho a Li Kao me lo imagino un poco como el "Follet tortuga" de "Bola de drac" y a la danzarina espectral de la danza de espadas como a la protagonista de "Tigre y Dragón".

El próximo comentario, cuando lo acabe.
Salu2

Lluís Salvador dijo...

Hola, Olivia:
Puente de Pájaros es una obra que reúne con muy buen sentido gran número de tradiciones e influencias literarias chinas. De modo que la referencia al gran clásico de la literatura épica china, Viaje al Oeste, está muy presente en esta obra, pero también porque influencia a toda la cultura oriental. Que influyera a la hora de realizar Bola de Dragón no me extraña. Otra cosa es que, comparado con el original, yo me quede con el clásico.
La segunda parte de las aventuras de Li Kao y Lu Yu (ahá?!) se llama la Historia de la Piedra. Y es también referencia a un clásico chino... llamado La Historia de la Piedra.
Y lo de las Siete bolas de cristal... Por el exotismo, tal vez. Pero esos extraños detectives en un cuento de hadas que son Li Kao y Diez tienen bastantes diferencias como para ser originales. Me quedo con ambas historias.
Un saludo!

Olivia Güel dijo...

Al final del libro, Li Kao nos advierte “Desde pequeño he sido adicto a los finales espectaculares” y “Puente de Pájaros” no defrauda.
He disfrutado cada palabra de este final sorprendente y redondo. Todas las historias confluyen en una historia bella y espectacular. Elegante e imaginativo, escrito con un estilo que hipnotiza, este es el libro que regalaría a una persona muy amada.

Lluís Salvador dijo...

Hola, Olivia:
¿A que sí?
Hombres y mujeres de poca fe, tomad nota de este testimonio. Al fin y al cabo, yo no me llamo Barry Hughart, ni gano un euro con que se lean sus novelas. Quienes ganarán leyéndola serán ustedes. Puente de Pájaros es una de las novelas más maravillosas que he leído jamás.
Un saludo!