M, el Vampiro de Düsseldorf, de Fritz Lang

SESIÓN MATINAL 

(M); 1931

Director: Fritz Lang; Guión: Thea von Harbou, Paul Falkenberg, Adolf Jansen, Karl Vash; Intérpretes: Peter Lorre (Hans Beckert), Otto Wernicke (Inspector Karl Lohmann), Gustav Gründgens (Schränkler); Dir. de fotografía: Fritz Arno Wagner; Música: Adolf Jansen; Dir. artística: Karl Vollbrecht, Emil Hasler.

Una obra maestra absoluta, Fritz Lang consiguió hacer algo más que un policiaco, algo más que narrar una historia de forma convencional y mucho más que una película de su época. En efecto, vista hoy, M es una película tremendamente actual en su ritmo y en su formulación cinematográfica, y eso que se ha dado en llamar film noir americano debe mucho a la forma en que Fritz Lang planteó visualmente el filme.
Más allá de que se haya querido ver una alegoría de la amenaza del nazismo en esta historia de un pedófilo asesino que llega a ser perseguido por toda la ciudad, policía y hampa trabajando codo con codo en su búsqueda, el filme y su historia mantienen una tensión constante, y un ritmo genial que hace que avance con toda suavidad en su transcurrir.
Y para aquellos que consideran que Peter Lorre era un secundario de físico peculiar, más apto para la comedia y las películas de monstruos de serie B, bien harán en contemplar su descomunal interpretación de un criminal psicópata que, en ocasiones, hasta mueve a la compasión. Su actuación está tan llena de emoción en todos los registros que es una antología de la interpretación, y una que hace que Lorre tenga que ser considerado uno de los grandes actores de la historia del cine.

Tráiler:

btemplates