La Cosa Maldita, de Ambrose Bierce

Si en algunos de los relatos de Ambrose Bierce se veían elementos que Howard Phillips Lovecraft había podido utilizar o en los que se había inspirado para dar cuerpo a sus Mitos de Cthulhu, en La Cosa Maldita esta influencia se mostraría mucho mayor, hasta ser tomado en su totalidad el concepto que preside el relato de Bierce.
Ya hemos visto que el "amargo" Bierce, además de sus relatos sobre soldados, tenía una cierta tendencia hacia el relato gótico y de terror, aunque con el factor distintivo de enclavarlo siempre en el territorio que medor conocía, el de la frontera americana. Aquí no puede contenerse, y en las cuatro partes de que consta el cuento pone un encabezamiento que es prácticamente un chiste. De un humor negro, negrísimo, como no podía ser de otra manera. Cuando dice "No siempre se come lo que está sobre la mesa", de inmediato nos lleva a una sala lúgubre en la que un hombre lee un libro, siete más están sentados en silencio y uno encima de la mesa cubierto por una sábana. Se trata de un cadáver, por descontado, y de ahí la ironía del encabezamiento, que sigue cuando nos enteramos de que esos ocho hombres están reunidos en torno al difunto para juzgar las circunstancias de su muerte. La imagen del hombre leyendo frente a un muerto y la de los siete callados, la iluminación y toda la ambientación de la sala más parecen sugerir una ceremonia diabólica que no un juicio, y no descarto que la intención de Bierce fuera esa, teniendo el poco aprecio que tenía por la justicia y sus ejecutantes.
Lo cierto es que el juicio se desarrolla cuando se llama a declarar al periodista que vio al hombre con vida por última vez. Y que declara que acaba de enviar lo que vio a su periódico. "Como historia de ficción, por supuesto", porque como relato veraz no sería creído por nadie.
El resto del relato se lo dejo para que lo lean en los enlaces que figuaran al pie de esta reseña. Una vez lo hayan hecho, podrán comprobar que el concepto de una criatura invisible a los ojos de los hombres, de un color más allá de nuestra percepción, es uno de los temas que Lovecraft mejor aprovechó en su narrativa, y que Bierce construye sobre ese concepto un relato de terror que bien puede denominarse clásico en el sentido de que puede figurar por derecho propio en las antologías del género.

(The Damned Thing)
En Cuentos de Soldados y Civiles
Eds. Orión, col. Pruebas de Galera
Buenos Aires, 1975 [1893]
Trad. y prólogo de José Bianco 

Texto en castellano de La Cosa Maldita
Texto en inglés de The Damned Thing


btemplates

4 comentarios:

Carmen Forján dijo...

Me encanta su humor negro. Yo leí tan solo El club de los parricidas... Me paso a leer este otro relato. Mil gracias!
Un saludo,

Lluís Salvador dijo...

Hola, Carmen:
Encantado de tenerte de nuevo por aquí.
Si te gusta, como a mí, el humor negro y cínico de Bierce, no te pierdas su "Diccionario del Diablo". Si lees inglés lo pedes encontrar fácilmente en Project Gutenberg. En castellano, puedes leerlo en este enlace:
http://www.delray.com.ar/dt/diccionariodiablo.pdf

Una delicia, ya verás.
Un saludo!

Carmen Forján dijo...

Gracias por los enlaces!! Y nunca he dejado de estar por aquí, Lluís...
Un saludo,

Lluís Salvador dijo...

Hola, Carmen:
Me he expresado mal. Suelo hacerlo, como ya habrás comprobado. :-)
Quería decir que era (y es) un placer conversar contigo a través de los comentarios.
Y, por los enlaces, de nada. Bierce vale la pena, y no son muchas las personas que lo aprecien, aunque es un número creciente...
Un saludo!