Jazz Porque Sí: Duke Ellington y Louis Armstrong 1961

El Duque se reúne con Louis Armstrong. Semejante encuentro de gigantes no podía sino propiciar una maravillosa sesión de música, como así fue. En realidad, en la sesión es Duke Ellington el que se convierte en un "All Star", poniéndose al piano para, junto al grupo de Armstrong, interpretar, deferencia de Satchmo, la música del Duque.
Sobran los comentarios. De la pericia al piano, de la imaginación en la composición y reinterpretación musical de Ellington tenemos sobradas priebas. De lo enorme de Armstrong como animal musical jazzístico, también. Si además añadimos al viejo conocido Barney Bigard al clarinete, uno de los mejores especialistas del instrumento que han existido, a Trummy Young al trombón, al muy interesante Mort Herbert al contrabajo y a danny Barcelona a la batería, el resultado es espléndido.
Escucharemos, insisto, sólo música de Ellington: C-Jam Blues (Duke's Place); I'm Just a Lucky So and So; Cotton Tail; Mood Indigo; Do Nothing Till You Hear From Me; The Beautiful American; Black and Tan Fantasy; Drop Me Off at Harlem; The Mooche; e In a Mellow Tone.
Ritmo y blues a raudales, los prodigiosos scats y la trompeta triunfal de Armstrong, la maravillosa interpretación de Ellington, los solos de Bigard y Young y el swing marcado por Barcelona y Herbert hacen de ésta una sesión memorable. Pero sigan leyendo.

Porque la sesión produjo más música, nada menos que diecisiete temas, y los que siguen son: It Don't Mean a Thing (If It Ain't Got That Swing); Solitude; Don't Get Around Much Anymore; I'm Beginning to See the Light; Just Squeeze Me; I Got It Bad and That Ain't Good; y Azalea. Espléndida reunión y espléndida música la que consiguieron los dos mayores gigantes del jazz. Tras esto, encontraremos otra reunión fantástica, la de las orquestas de Dueke Ellington con la de Count Basie, que tomaremos por entero en otra ocasión. De ella escucharemos Battle Royal. Atentos a los comentarios del Cifu, y que disfruten.

btemplates