Un Diamante al Rojo Vivo, de Donald E. Westlake

(The Hot Rock)
Eds. Júcar, col. Etiqueta Negra
Madrid, 1988 [1970]
Serie Dortmunder nº1

Hemos comentado ya algunas obras de Donald E. Westlake, recordado por ser el principal introductor del humor en el género policiaco, pero capaz también de recorrer las otras vertientes "serias" del género.
Pues bien, una de las series más queridas por su autor, que la prosiguió hasta poco antes de su muerte, y una de las más populares de su producción es la de Dortmunder, y en ella Westlake logró combinar ese humor característico con el tema, siempre favorito del público, del atraco perfecto.
Es posible que hayan visto la versión fílmica de Un Diamante al Rojo Vivo, interpretada por Robert Redford; es bastante fiel y, por una vez, permite hacerse una idea bastante exacta del espíritu de la serie. No obstante, y pese a que es eficaz y causa buena impresión, la película no es esa obra maestra que podía haber convertido el nombre de Dortmunder en uno común en el imaginario popular, de modo que sigue siendo buena idea referirse a la novela en la que se inspiró. Tengo un gran cariño a la versión fílmica, pero sigue gustándome más la novela.
Dortmunder es un planificador. Y uno de los mejores en su campo. ¿De qué? De atracos, por supuesto. De modo que cuando un diplomático de un país africano le contrata para "recuperar" un fabuloso diamante de gran significado religioso que, por una de esas particiones idiotas de la descolonización, quedó en manos del país vecino, Dortmunder se pone a ello con una precisión y eficacia impecables.
Pero el diamante se muestra esquivo. Pese al éxito completo de todos los planes para robarlo, por una u otra razón siempre queda en algún lugar cada vez de más difícil acceso. De modo que Dortmunder, con un sentimiento de que ese diamante les está gastando una serie de bromas pesadas, tendrá que planificar sucesivas incursiones en un centro de convenciones, una cárcel, una comisaría de policía, un manicomio y un banco.
El mérito apuntado es el de combinar el ingenio de los golpes planificados con la farsa del esquivo diamante, en un incremento de dificultad, como demuestra la escalada de material necesario para recuperarlo: unos uniformes, un camión, un helicóptero, una locomotora...
La Kirkus Review dijo de esta novela: "Donald E. Westlake se muestra aquí en su faz más brillante, por su ingenio y su humorismo. Junto a esta novela, Topkapi parece obra de aficionados".
Y es cierto.

Portada y sinopsis

btemplates

13 comentarios:

ferbr1 dijo...

Hola: hace muchos años la editorial Sudamericana editó una novela del mismo autor bajo el título de La esmeralda candente. ¿Sabés si es la misma? Saludos cordiales.

Lluís Salvador dijo...

Hola, ferbr1:
Bienvenido a este blog.
En efecto, es la misma. De hecho, hay un pequeño follón al respecto de la piedra. El título original es The Hot Rock, La Piedra (preciosa) al Rojo Vivo, o Candente; pero en el texto, cuando se la define, se la llama esmeralda. Si no recuerdo mal, en cambio, en la película era un diamante. Y sin duda, para aprovechar el tirón del filme, los editores, desde entonces han titulado la novela como Un Diamante al Rojo Vivo. Cosas de la mercadotecnia.
Un saludo cordial!

ferbr1 dijo...

¡Muchas gracias por la respuesta! La duda que me queda es que, según creo, en la novela del diamante Dortmunder trabaja para un rey africano, mientras que en la de la esmeralda trabaja para un magnate estadounidense. ¿Estoy confundiéndome? Yo la única novela que leí fue la vieja edición de Sudamericana hace, quizás, 20 años, y los recuerdos se me nublan. ¡Saludos cordiales!

Lluís Salvador dijo...

Hola, ferbr1:
No, tanto en la novela como en la película Dortmunder y sus chicos trabajan para el embajador de una república africana. La cuestión se e4nreda cuando el abogado del grupo quiere quedarse la piedra para poder sacarle partido él solo...
Un saludo cordial!

ferbr1 dijo...

Hola de nuevo: al final, me compré en páginas de subasta los "dos libros", el del diamante y el de la esmeralda. Y sí, son la misma novela, pero traducidas por personas diferentes. Por suerte uno de los libros lleva dos novelas, por lo que no es dinero malgastado. De todos modos, siempre es interesante comparar el trabajo de dos traductores; en general, sirve para descubrir qué ha arruinado uno y qué ha arruinado otro. ¡Saludos!

Lluís Salvador dijo...

Hola, ferbr1:
Tienes razón en esto de las traducciones y lo que ha arruinado uno y otro... :)
Sobre todo en el policiaco, que tradicionalmente ha sido maltratado por la falta de remuneración a los traductores y por la consideración tradicional de los editores de que hacían literatura de consumo para un público poco exigente. Ahora la situación ha cambiado: ahora se traduce mal en todos los géneros, incluida la mejor literatura (salvo editores excepcionales que cuidan todo lo que hacen, por descontado).
Me temo que con Westlake descubrirás que se ha arruinado bastante. Pero, pero, pero... el humor del autor es capaz de soportar muchas cosas, incluso una traducción deficiente. Pero sigo deseando mejor suerte para estos textos...
Un saludo cordial!

ferbr1 dijo...

Pues a mi buen traductor de Un diamante al rojo vivo le han pagado para que copiara casi textualmente la traducción de Sudamericana. Sólo ha cambiado algún "carajo" por un "coño" y algún "hora pico" por "hora punta". Por copiar, incluso ha copiado las animaladas ortotipográficas (los puntos antes de raya y esas cosas).

Con respecto al millonario, estoy rescatando entre las brumas de mi memoria que ese millonario aparece en otra novela, en una en la cual a Dortmunder lo agarran mientras está robando un televisor y después un hábil picapleitos lo salva de caer preso otra vez, con la complicidad de un juez aburridísimo de su trabajo que, ese mismo día, decide dejar libre al primer reo que pudiera sorprenderlo. Hace también 20 años que la leí, y no recuerdo el título. Er... ¿sabés cuál puede ser? ¡Saludos!

Lluís Salvador dijo...

Hola, ferbr1:
¡Caramba, caramba con los traductores (o mejor, con las editoriales que se ahorran pagarlos)! Estas prácticas siempre han estado más o menos a la orden del día. Desaprensivos hay...
Y, ¡ay!, creo que hay 24 novelas de la serie Dortmunder. Y si en España se publicaron seis, ya sería una hazaña. No me suena ese argumento (pese a que es buenísimo, típico Westlake), pero si me das algún dato más, como cuál es el objeto que Dortmunder se empeña en robar (televisor aparte), creo que podré localizarla. Existe una joyita de web,
http://dothemath.typepad.com/dtm/a-storyteller-that-got-the-details-right.html
de un tipo que se carteó con Westlake, e incluye una sinopsis (a veces demasiado breve) de sus novelas. Por lo que me dices, podría ser "What's the Worst That Could Happen?", de 1996, que podríamos traducir como ¿Qué es lo peor que podría suceder?, en la que Dortmunder trata con alguien parecido a Donald Trump.
Pero si el asunto va de abogados, entonces podría ser "Bad News", de 2001 (y por fechas la descartaríamos entonces).
Un saludo cordial!

ferbr1 dijo...

¡Hola!: casi no me acuerdo de nada. Sólo sé que un muchacho muy rico y muy snob contrata los servicios de Dortmunder para que le haga no sé qué trabajito; el ricachón, que al principio disfruta con tratando con el bajo mundo, poco a poco va descubriendo que ese trato no es tan agradable como él imaginaba. Dortmunder, obviamente, odia al ricachón desde el mismo momento de verlo. En un típico crescendo Westakeano, Dortmunder descubre él, a su vez, las bondades del whisky de buena calidad (el que le invita el ricachón y que acepta a regañadientes al principio). Poco después, descubre que no podría seguir tomando el whisky áspero y barato que tomaba antes. Resuelve esa situación robándole algunas botellas al ricachón, si mal no recuerdo. Qué lástima que no recuerde el título. ¡Saludos!

ferbr1 dijo...

Con respecto al tipo de piedra, eso es, al principio era una esmeralda, y después, por influencia de la peli, acaba siendo un diamante. De hecho, en la edición del Círculo se cargan algún chiste que en la de Sudamericana sí aparece, porque el color de una y otra piedra es diferente (Dortmunder padeciendo en un trabajo precario, mirando el césped verde que debe recortar, que le hace no poder olvidarse de la condenada piedra...). ¡Saludos!

Lluís Salvador dijo...

Hola, ferbr1:
El detalle del whisky peleón y el de calidad es definitivo: Se trata de "Wht's the Worst That Could Happen?" (¿Qué es lo peor que podría pasar?; aunque a saber cómo lo llamaron en la traducción).
He consultado en el catálogo de las bibliotecas de Barcelona (al fin y al cabo hay varias dedicadas al género) pero ni rastro de un título que se asemeje a este inglés. El siguiente paso sería consultar con la librería Negra & Criminal...
Un cordial saludo!

ferbr1 dijo...

Hace un par de días acabé de leer la novela, pegándole bastantes vistazos a las dos traducciones y me decidí a escribir una pequeña reseña yo también. El título de la novela del ricachón, por más que lo intento, no puedo recordarlo. Recuerdo haber visto en la biblioteca familiar los títulos Dos más dos son tres, Adios Scheherazade y ¿Por qué yo?. A ver si me animo a leerme The Hot Rock en inglés, con un diccionario al lado. ¡Saludos!

Lluís Salvador dijo...

Hola, ferbr1:
Felicidades por la reseña. Ahora paso y te dejo un comentario.
Respecto a los títulos, sin novedad por el momento: "Dos más dos..." es seguro que se trata de Dosmassié (o Two Much), Adiós Scheherazade, curiosamente, se titula en orginal "Adios Scheherezade", y "¿Por qué yo?" trata del robo de otra piedra preciosa, pero en este caso un rubí, y de las múltiples complicaciones que le causa esto a Dortmunder. La he reseñado también.
Seguiremos informando.
Un saludo cordial!