El Eco Negro, de Michael Connelly

(The Black Echo)
Eds. B, col. Novela Policíaca
Barcelona, 2006 [1992]

Michael Connelly, que hasta el momento se había preparado (y muy bien) como periodista de sucesos en el LA Times, saltó a la fama narrativa con esta novela, que presentaba al detective del departamento de policía de Los Ángeles Hieronymus Bosch, un personaje recurrente en su ficción y cuya personalidad irá perfilando en sucesivas novelas.
En este caso, Bosch se enfrenta a uno de sus traumas del pasado: siendo soldado en Vietnam, fue uno de los miembros de la unidad de "ratas de los túneles", esos combatientes que, únicamente provistos de una linterna y una pistola automática, se introducían en las extensas y laberínticas redes de túneles empleadas por el Vietcong para moverse por el territorio y almacenar pertrechos y provisiones; una guerra sucia e individual que fue de las más crueles y sanguinarias de ese conflicto.
Pues bien, uno de esos veteranos (y excompañero de Bosch) aparece asesinado. Y las investigaciones que la policía realiza conectan a esa persona con un robo producido en la ámara acorazada de un banco realizado gracias a un túnel excavado desde la red de alcantarillado.
Bosch tendrá entonces que mantener una difícil relación con los miembros del FBI que investigan ese robo, sospechando que pueden haber detalles que van mucho más allá de lo aparente.
El Eco Negro es notable. Como novela policíaca en sí, pero también como iniciadora de una serie que irá desarrollando un personaje traumático y traumatizado, complejo psicológicamente, apegado a su ciudad de Los Ángeles (de la que se convertirá en guía y cronista, otra de las características de las novelas de Connelly) y espectador de los cambios de una sociedad desconcertada.
He dicho ya que en el marasmo y vulgaridad de la novela policial norteamericana contemporánea (a diferencia de la producida en el resto del mundo), Connelly es prácticamente el único que vale la pena leer. Sus novelas van más allá de la mera resolución criminal, y abarcan tanto la toma de temperatura social del momento como la perspectiva moral de las personas que componen esa sociedad. Es un buen ejercicio a múltiples niveles leer sus novelas, y recomiendo encarecidamente hacerlo en su orden. El resultado será más que satisfactorio.

Portada y sinopsis de la edición norteamericana

btemplates

6 comentarios:

peke dijo...

Claro que la leí; si no tuviera tanto esperando por mí, no estaría de más releerla. Seguro que me animo.

Lluís Salvador dijo...

Hola, Peke:
Bueno, siempre puedes plantearte hacer una relectura en orden de publicación, que es lo que voy a hacer yo, empezando con este "El Eco Negro". Es curioso ver evolucionar al personaje cuando ya sabes cosas sobre él, y curioso también ver cómo el autor va añadiendo detalles, rasgos... Siempre que el autor sea bueno, claro, como es el caso de Connelly.
Un saludo!

Arturo López dijo...

Hola, Lluis.
Estoy de acuerdo con tu comentario acerca de la novela policiaca gringa, pero al menos hay otro escritor que me parece muy digno de leerse: James Elroy. ¿Qué opinas de él?
Saludos.
Arturo López.

Lluís Salvador dijo...

Hola, Arturo:
Ellroy, con ese estilo seco, cortante, con esos argumentos mezcla de cinismo y de romanticismo perdedor, con esa mirada fría y crítica sobre la sociedad, es uno de los mejores autores que ha dado norteamérica en el género. Sin embargo, y cuando se metió con la serie "América", empecé a mostrarme crítico con él. Primero, porque le salen unos libros de volumen casi inaceptable, excesivo, reiterativos. Segundo, porque, siguiendo con una tendencia que ya tenía anteriormente, pero que no exacerbaba, el peso de las conspiraciones sobre conspiraciones que relata aplasta a todo el resto: los personajes, incluso la trama, que se vuelve cada vez más inverosímil. Y lo malo es que, cuando estuvo en Barcelona, dio la impresión de que creía en eso mismo que relataba, es decir la teoría de la grandísima conspiración mafia-KKK-Ejército-FBI-Complejo industrial militar-y otros muchos más para matar a todos los asesinados en los sesenta. Realmente excesivo. Y más propio del panfleto que de la literatura, aunque cosas de interés (pocas, pero hay) tienen.
Tercero, que además de ser largas, tienes que leerlas todas por su orden, o no te vas a enterar de nada. Y leyéndolas en su orden, de muy poco, porque el exceso se transmite a la redacción. Sería necesaria una guía de personajes para avanzar por la serie...
En fin, lástima, porque el Ellroy anterior, el del cuarteto de LA, el de otras obras anteriores, me gusta, aunque siempre te deja sabor desagradable (que es lo que pretende y lo que debe ser).
Un saludo!

agos dijo...

alguien sabe donde lo puedo descargar?? gracias!!

Lluís Salvador dijo...

Hola, Agos:
Existe edición en e-book a precio asequible que puedes adquirir, por ejemplo, en el portal Lecturalia.
Un saludo!