L'Amant, de Harold Pinter

(The Lover)
En Harold Pinter Essencial
Eds. 62, col. El Balancí
Barcelona, 2005 [1963]

In memoriam: HAROLD PINTER (1930-2008)

Aunque sólo fuera por haber escrito el guión de La Huella (Sleuth, 1972; dirigida por Joseph Leo Mankiewicz; interpretada por Laurence Olivier y Michael Caine), sería justo recordar aquí la desaparición de un gran autor. Olivier, escritor de novelas de misterio, convoca a Caine, amante de su mujer, a su mansión y le somete a un cruel juego de humillación. La historia más vieja del mundo. ¡Ja! Ese texto se convierte en toda una fascinante tesis sobre la venganza y sus límites, la dignidad, el matrimonio, la sociedad contemporánea contrastada con otra ya periclitada y la lucha de clases.
En El Amante, Pinter desarrolla una situación de pareja: Un matrimonio nos informa, con toda naturalidad y en la primera escena, que ambos tienen respectivos amantes. La historia más vieja del mundo. ¡Ja!
De inmediato, descubrimos que estos amantes no son sino ellos mismos transformados en las fantasías del otro. En este entremezclar de fantasías, frustraciones y deseos insatisfechos y reprimidos, la tensión irá subiendo de tono, hasta llegar a un final inesperado en el que la vida de ambos sufrirá unas transformaciones tan radicales como las de las personalidades que asumen, en teoría para complacer al otro.
Es una pequeña obra maestra del teatro de cámara, maravillosa por au concisión y profundidad, intensa y cambiante en su brevedad.
Pinter desarrolló toda su carrera, principalmente en el teatro y las artes escénicas, con brillantez y una incisiva mirada sobre las relaciones humanas, como pocos autores han sabido hacer.
En su vida pública, además, mantuvo una altura y valentía moral irreductibles propias, no de los grandes autores, sino de los grandes hombres. Descanse en paz.

btemplates

9 comentarios:

Magda RB dijo...

Hola Lluis,

Yo vi la película que mencionas, hace años en formato video, lastimosamente una versión doblada perdiendo así la gran voz de Caine. Desde luego la trama te atrapa de inmediato y hasta el final.

Feliz viernes!

Asterión dijo...

Justo hace poco vi la nueva versión de The Sleuth (que no sabía que era nueva), con Caine haciendo el papel que hizo Olivier en la original, y Jude Law en el papel original de Caine, escrita por Pinter, ya se ve, y dirigida por Kenneth Branagh.

Interesante ejercicio, bien lograda. La posibilidad teatral, en este caso llevada a la pantalla por un hombre que conoce bien las tablas y el cine, de dos personajes en una situación límite es fascinante y siempre un reto.

Tendré que ver dónde consigo la original.

Saludos y gracias pro el dato y la reseña.

Lluís Salvador dijo...

Hola, Magda y Asterión (puesto que tocáis el mismo tema.
Ay, Asterión, lástima que no vivas en Barcelona. Por pura casualidad (ya que estas entradas se escriben con algunos meses de antelación) se está haciendo en la Filmoteca de Catalunya un ciclo de Joseph Leo Mankiewicz y han tenido la frivolidad de pasar ambas versiones, la de Olivier/Caine y la de Caine/Law. Las comparaciones deben haber sido odiosas, por mucho que Caine esté en ambas.
No sólo es una película que recuerdo, sino que es una de mis favoritas, por muchos aspectos, como la dirección artística o la música. Y, por descontado, las interpretaciones...
Un saludo!

Carmen dijo...

Y cómo no vivo en Barcela para tener una biblioteca decente, en este país es casi imposible encontrar a Pinter más allá de tres obras y ya, párale de contar.

Es tan pero tan maravilloso. Esperaré a que editen todas sus obras.
Un abrazo

Lluís Salvador dijo...

Hola, Carmen:
No creas que en España estamos tan bien surtidos de Pinter. En catalán sí, porque edicions 62 tiene (y crucemos los dedos) una buena colección de teatro, pero en castellano la cosa se complica y mucho. En fin. Algún editor loco habrá, y espero que llegue hasta México...

Sé feliz!

Prima Belladona dijo...

Por supuesto The Sleuth del 73 es fantástica, pero no creo que deba desmerecerse la nueva versión. La obra transgresora de Pinter en la gran pantalla se convierte en un clásico y está bien que tienda la mano al presente. Caine en el papel de Olivier y un cautivador Jude Law que a mi parecer tiene un lado femenino que derrite. Por mi parte, desearía que se encadenaran más versiones cinematográficas y más representaciones teatrales. Me gustaría ver diferentes puntos de vista de esta historia de juego y fantasía en la pareja, algo que hoy en día está en boca de los más afamados sexólogos como algo positivo e incluso terapéutico.

Lluís Salvador dijo...

Hola, Belladona (espero me perdones por no llamarte Prima, pero...)
¿Estás segura de que Law no está a punto de ser comido por Caine? Porque la gracia (entre otras muchas) de la primera versión es que cuando parece que Olivier devora a Caine, éste resurge de repente y se marca un juego mucho mayor. Ese duelo de actores tenía un crescendo delicioso, interrumpido... bueno, por ya sabemos quién.
Y respecto al Amante de Pinter, me tyemo que sus temas recurrentes son los de la incomprensión de la pareja en todas sus facetas más íntimas (y no necesariamente sexuales), que la convierten, con el paso del tiempo, en una fuente de frustraciones. Enlazando con La Huella, cuando Caine se sorprende que haya un torniquete de fichas a la entrada del dormitorio, Olivier le responde: "De una manera u otra, siempre hay que pagar para entrar en el dormitorio".
Un saludo!

Prima Belladona dijo...

No te preocupes, puedes llamarme prima. Seguro que aciertas.

Un Saludo!

Lluís Salvador dijo...

Hola, Belladona:
Mujer, era un chiste...
Un saludo!