La Entrada Nº 100

Es imposible resistirse a los llamados "números redondos". Siete meses después de iniciado este blog, llego a esta cifra significativa. Y, por fortuna, ni empecé solo ni he llegado a esta etapa en solitario.
Ahí a su derecha tienen ustedes una lista de blogs, les insisto, que representan lo mejor que he encontrado en este mundillo. Calidad intrínseca aparte, que la tienen, en ellos sobre todo encontrarán buena gente.

Sá y su Gemelo, que está en el origen de esta excentricidad y con el que aprendí qué era un blog y que en la fría pantalla hay también calidez y reflexión.

Miss Missing y su Sensus Amoris, donde siempre me he sentido como en el salón de mi casa.

Dani y el blog del Club de Lectura de Ciencia de la mejor biblioteca, a mi gusto, de Barcelona, con el que hemos recorrido el proceloso camino de los bloggers, probando y errando, siempre teniendo presentes a los lectores, fueran uno o mil.

Carmen y su Saborearte, o la gastronomía hecha cuento. El espíritu de Vázquez Montalbán, Camilleri y tantos otros planea por sus entradas.

Magalí y su Rayuela Cosmicómica, alguien que ama más a Cortázar que yo, y ya es decir, y que me descubre nuevos libros o me recuerda viejas lecturas; y me hace jugar al arte.

Verónika y sus Almas Grises y los Caballitos Persas, o la literatura con bendita pasión y una poetisa impresionante.

Andrómeda, siempre con un comentario exacto y preciso surgido de su Tintero. No hay mejor deseo para ella que todo el tiempo necesario y más para que lea y comente todo lo que su entusiasmo requiere.

Bárbara y su Fermé la Bouche, persona generosa que regala visiones de libros y almas en pintura.

Gustavo, en su Casa de Asterión, teórico terrible, polemista tenaz, con un sentido del humor y bonhomía que trasciende su aspecto feroz y hace inevitable el aprecio y el cariño.

Milserifas y sus millares (ojalá) de serifas, fino comentarista, atento siempre al libro como cosa total, idea, objeto, arte.

Javier, que no deja que permanezcamos en su Zaguán, sino que nos invita a sus lecturas, y con el que comparto muchas veces autores y temas gratos.

El binomio que compone con gusto y acierto (salvo un par de errores, como son dos entradas mías que no sé porqué se empeñaron en publicar) 500 Ejemplares. 300 se ha convertido en símbolo de la resistencia espartana. Los 500, de defensa de la literatura y la palabra libre.

Carolina y sus Tejados sin Gatos (y su casa llena de ellos), que regala relatos y percepciones. No se espera menos de su generosidad, inmensa.

Germán y su Signo Roto, presto a descubrirnos poetas y a bien razonarlos. Al elogiarle un poema de Cardenal que reseñó, me envió otros poemas, para mi lectura y disfrute. ¿Qué se puede decir ante esto?

Luis y su Humor Vagabundo, siempre incisivo en el análisis y siempre presto a recibir de buen humor y con amabilidad extrema a sus visitantes. En sus vagabundeos he asistido a la mejor tertulia literaria de mis últimos diez años.

Madoguna, y su Brújula que nos orienta en lecturas muchas veces desconocidas para mí y que pasan a formar parte de mis proyectos de lectura.

Jordi Nadal, que jamás me ha revelado su secreto para multiplicar el tiempo y leer, leer y leer...

En fin, Blanca y el Gusanillo de los Libros que todos tenemos, Camilo, que pone el Ojo en la Paja,
Teresa en Metrópolis, Amparo, Cristina, Juan, Mónica y Provi reforzando el Fondo de Catálogo, Carlos, Juan Carlos, Ferran, Jaume y Chema que mantienen el Libro Abierto, Sonia, Maria, Ramon, Silvia y Carolina y sus Históricas, o Elena, Perdida entre libros.

Las firmas invitadas, Dani González, Susana y Luis Moreno Villamediana, y otras que vendrán. Es un auténtico privilegio tenerlas aquí, y sus reseñas no hacen sino elevar el nivel de este blog.

Los seguidores, que son como esos socios o mecenas que mantienen museos e instituciones, como se dice, "más allá del deber". Muchos ya han sido citados por sus blogs. Otros, Magda, Olivia, Emiliano, el Hada, Juliett y Adán, están ahí. Ver los rostros o avatares de todos ellos al abrir la página hace que uno se sienta acompañado y que el viaje valga la pena.

Los que comentan. Existe la soledad frente a la pantalla en blanco, pero también la soledad frente al texto publicado. Cuando alguien pierde un minuto o diez de su tiempo para realizar un comentario hace que esa pantalla sea menos fría, y añade valor a mis tonterías.

Los lectores. Los hay, aunque sea difícil percibirlos. Comenten o no, para ellos se hace esto, y por ellos no es tiempo perdido. No puedo sino agrdecerles su paciencia y comprometerme con ellos para mejorar.

Este blog no surgió como un acto egocéntrico, ni mucho menos por el convencimiento de que tenía una verdad que transmitir. Hubieron personas, sin duda generosas, que me lo sugirieron y me animaron. Ahí empezó, con dudas y con el deseo de transmitir amor por los libros y la literatura, y convencido de que habían otros que lo harían mucho mejor que yo.
Y así sigo, con los mismos convencimientos, deseos y dudas, pero también con el conocimiento y las lecciones que he podido adquirir de todos los anteriormente citados. Gracias a este blog he encontrado amistad, humor, camaradería, respeto, conocimiento, sabiduría y bondad. No es poco; en absoluto es poco. Pero, sobre todo, he hallado generosidad. La auténtica, porque ni un sólo céntimo se mueve aquí, y sin embargo puedo afirmar que he recibido mucho más de lo que he dado. Siempre he estado convencido de que existe más gente buena en el mundo que mezquina. Conocerla, conocer a esta buena gente antes citada, sin embargo, es un raro privilegio que me hace mucho mejor. Gracias a todos.

btemplates

16 comentarios:

Dani Gonzalez dijo...

Jo en el seu dia em vaig colar en aquest bloc per estrenar-lo. Avui ho faig per felicitar al lector vagaríbul per aquestes 100 entrades, i sobretot, per tota la lectura que comparteix amb nosaltres en aquestes. Sempre ha estat un bloc de referència per a mi i ha estat un honor ser convidat a participar de forma activa amb l'entrada de "El duelo", de Josep Conrad.
Salutacions Lluís, i enhorabona!

Carolina dijo...

¡Felices cien años! ah, perdón, cien post. Qué buen número. Pues nada, saludos y nos seguimos visitando

Olivia Güel dijo...

¡Felicidades por la 100! Ya sabes que es un placer seguir tus recomendaciones y tus sabios consejos. Nunca fallas.

Salu2

Asterión dijo...

Felicidades por el post n.º 100. Eso demuestra un trabajo constante y de calidad.

Para mí ha sido un gusto haber encontrado este espacio y más aún seguirlo de cerca.

Ahora sí, debo decir que tus epítetos para este Asterión tanto me halagan como me sorprenden, jaja.

Un gran abrazo, seguros de seguir en estas lides por mucho tiempo.

Luis Moreno Villamediana dijo...

¡Felicitaciones, Lluís! Tus lectores te agradecemos ese tremendo empeño: cien posts en siete meses, nada menos. Me da mucha vergüenza, yo llevo sólo siete en cien meses. Por eso agacho la cabeza y me voy por un ladito a ver los fuegos artificiales desde lejos. Desde ese rincón te doy las gracias por tus palabras generosas y cálidas.

Y cuidado con los invitados a la fiesta; que la experiencia de lo ocurrido en otras celebraciones te sirva de algo. Revisa las medias de quien llegue y de quien se vaya, ya sabes.

Un abrazo.

milserifas dijo...

Sólo agradecimientos tengo: por el diálogo -tácito o explícito- que siempre sabe incitar, por sus juiciosas y útiles reseñas (pues referentes para guiarse por la marejada de libros nunca sobran), por todas las otras generosidades que despliega (sus comentarios, por ejemplo).
Larga vida a las errabundas lecturas.

Andromeda dijo...

¡Enhorabuena Lluís!, y mil gracias por tus palabras.
Te sigo leyendo.

Abrazos.

Susana dijo...

Muchas felicidades Lluís, y gracias a tí por hacer esto posible, y por animar y despertar en tus lectores las ganas de escribir. Un abrazo

Lluís Salvador dijo...

Bienvenidos todos a esta su casa, y gracias por vuestra presencia. Ahí al fondo hay el bufete con especialidades de la tierra: Suquet de pescado, caracoles a la llauna, cuchipanda; para los que prefieran platos más ligeros, dorada a la sal, fideuà, y frutas del tiempo.
Vinos del Penedès, Priorat, mistelas, Costers del Segre; cavas de Sant Sadurní y de Peralada; brandies Hors d'Age, Fontenac y Mascaró; anís del Mono; licores estomacales: Aromas de Montserrat y licor de camamilla. En cuanto a rones, lamento que las especialidades locales no estén a la altura, o sea que nos quedaremos con una selección de cañas venezolanas, jamaicanas y cubanas. Tequilas reposados y algo de pisco y mezcal. Y, en ese otro rincón, las ginebras y lima de Rose's para preparar los gimlets. No les extrañe si se encuentran a Humphrey Bogart por allí.
Los no alcóhólicos, cócteles Bebé, Caribbean Tan, Coffee Punch, Vainilla Milk Shake y otros.
Para amenizar la tertulia, ron cremat y cafés de Colombia.
Puesto que todo esto es virtual, podéis disponer libremente de mi biblioteca, de modo que no habrán controles a la salida (aunque no sé que hace Gustavo con un cochecito de niños al lado de la Espasa de 110 volúmenes. Luis: mi colección de Tintín está depositada en casa de mi hermano, o sea que...).
Y ahora, seré breve:
Sólo dos palabras para decir: Más tortilla.

Lo que no es virtual es mi agradecimiento y mi afecto por todos vosotros. Un placer teneros aquí. Y gracias.

Rayuela dijo...

Gracias a ti, Lluís, por tus palabras, por tus reseñas, por compartir tu pasión por la literatura, por hacernos leer más y con placer. Con gusto tomo asiento en tu biblioteca y celebro tus 100, por otros más.

Besos.

Magda RB dijo...

Llego tarde a la fiesta pero no importa, aquí encuentro la tranquila reunión, tal vez haya sobrado alguna copa de algo y un trozo de tortilla fría...

Y preciso post, Lluis, precioso de verdad. En un mundo donde a penas tenemos tiempo para reunirnos encontrar estos rincones y estos momentos es una gran noticia y un gran regalo!

Lluís Salvador dijo...

Gracias a todos los concurrentes.
Respecto a las fiestas y su duración, las ventajas de las virtuales es que no tienen límite de tiempo, y que las bebidas y comida siempre están al punto. De modo, Magda, que creo que aquí hallarás los mejores cócteles de la red.
Ay, gracias, Rayuela... Me olvidé de traer yerba mate. Por suerte, aquí estás para remediarlo...
Gracias de nuevo a todos los que han venido y a los que vendrán.

Carmen dijo...

Lluis, ¿apenas empezaste en Julio? y ya tienes una laarga lista de temas del lado derecho que parece que llevas varios años, ¡qué bárbaro!
Pues te felicito pues tu trabajo es bastante profesional y con un montón de atención para tus lectores y comentadores.

Gracias por gente como tú y por todos los locos que seguimos aporreando las teclas sin más motivo que nuestro propio deseo por la libertad de expresarnos.

Benditos sean los blogs.

Un abrazo, cuando sea el cumpleaños en julio vendré con mole y tamales para ti.













Oye, pero espera... ya me iba y me acabo de acordar que me has hecho una aproximación al espíritu de alguién que no conozco y que ahora tengo la tarea de saber quién es...Camilleri.

Te confieso que es la primera vez que lo oigo. Me pondré a buscarlo para leerlo.
Te mando otro abrazo.


p.d. El tachón de arriba es mío. Luego hablo hasta con faltas de ortografía. Imagínate

Lluís Salvador dijo...

Hola, Carmen, bienvenida a esta fiesta que es más vuestra que mía.
Ya se me hace la boca agua con ese mole y esos tamales... ¡Ay, esa cocina mexica!
Tranquilízate, hablaré de Camilleri, tarde o temprano. Lo que pasa es que he leído todo lo que he podido de él... varias veces, de modo que lo estoy dejando reposar un poquito.
Pero como pista te diré que en sus novelas policíacas, su personaje principal se llama Salvo... Montalbano.
Camilleri admiraba mucho a Vázquez Montalbán.
Culinariamente, Montalbano es más un tragón que un sofisticado. Principalmente le gusta el pescado recién pescado en las costas de su Sicilia, pero no le hace ascos a otros platos... Ya se han hecho algunas ponencias y cursos sobre la cocina en las obras de Camilleri. Recuérdame cuando hable de él que busque alguna referencia de ello.
Pasa y diviértete, aunque sea virtual.
Un abrazo!

Javier Fernández dijo...

Que se cumplan tus deseos después de soplar las hojas de los 100 libros que has querido compartir con nosotros, yo le auguro una larga vida a este blog de un lector incansable.
Sinceras felicidades Lluís.

Lluís Salvador dijo...

Gracias, Javier, aunque lo pueda parecer desde fuera, la fiesta sigue; pasa y sírvete, que estás en tu casa. Y gracias por venir.