No Acosen al Asesino, de José María Guelbenzu

Santillana/Alfaguara
Madrid, 2001 [2001]
Serie Juez Mariana de Marco nº 1

Carlos Sastre entra en una casa y degüella con una navaja barbera al magistrado Medina. Como dice atinadamente la contraportada, "sabemos quién es el asesino y aún queda todo por descubrir".
Cierto, y por ello ya intuimos que Guelbenzu no va a ir por los trillados caminos del "quién lo ha hecho" y se centrará más en los aspectos psicológicos de sus personajes. En este caso los personajes son una colonia de veraneantes más o menos habituales, más o menos elegantes (aunque con algunos toques descritos de vulgaridad) de una zona costera de Cantabria. Es una postura arriesgada, y requiere mucho coraje y dominio literario mantener la tensión y, a la vez, la intriga. ¿Lo consigue Guelbenzu? A medias.
Esta fue su primera incursión en el policiaco, y se detecta una cierta vacilación en los modelos del género. A veces muy à la Agatha Christie, aunque se nota que quiere escapar de ese estilo; a veces alejándose del tema principal, pero rápidamente volviendo a él. Se nota también una cierta timidez en la actuación de la teórica protagonista, la juez Mariana de Marco. Ésta tiene intuiciones, pero por fortuna no son geniales o tan sutiles como para convertirla en una parodia de Hércules Poirot; pero, a la vez, está ausente en gran parte de la novela, y eso casa mal con los modelos del policiaco y la novela negra "de protagonista". Tanto más cuando es la primera novela de una serie, y por tanto requiere una presentación más detallada. Quizá es que, en un principio, Mariana de Marco no tenía continuidad como personaje en la mente de Guelbenzu. No lo sé.
En cualquier caso, y pese a las imprecisiones de la novela, no deja de tener valores que la redimen y hacen de ella un relato interesante y prometedor. Sus retratos de grupo, su dominio de la descripción y, ciertamente, un sentido de la intriga hacen que a Guelbenzu y su mariana de Marco merezcan darles una oportunidad.

Portada y sinopsis

btemplates