L'Òpera de Vigata, de Andrea Camilleri

La Ópera de Vigata o, más propiamente, El Cervecero de Preston, que es su título original, es, dentro de la obra de Camilleri, su novela más conseguida.
Está provista de un sentino del humor enorme, matizado por esa sorna siciliana cuyos antecedentes pueden rastrearse en Pirandello y Sciascia. Tiene una estructura perfectamente establecida hacha de saltos atrás y adelante, reminiscente de Si una Noche de Invierno un Viajero de Italo Calvino, del que hereda un índice que es una obra literaria y referencial en sí misma y la costumbre de iniciar el capítulo con una frase que incluye el título del mismo. Una novela histórica que reproduce a la perfección la segunda mitad del siglo XIX en Sicilia. Basado en un hecho real, los incidentes producidos durante la representación de la ópera "El Cervecero de Preston" en Caltanissetta (aquí trasladados a la ciudad literaria de Camilleri, Vigata), una ópera impuesta por el prefecto y que, como tal imposición, fue rechazada por la población. Y, sobre todo, una escritura maestra, empleando las variantes dialectales italianas para marcar personalidades de los caracteres literarios, su origen social y su ideología.
Todo ello compone una obra que el lector empieza con una curiosidad que muy pronto se transforma en franca risa, y que después se lee con ojos abiertos como platos, en admiración por la imaginación, el ingenio y la profunda percepción que Camilleri tiene del carácter y la historia sicilianos.
Porque profundidad tiene, y mucha. La galería de personajes que desfilan por estas páginas, y que parecen surgir del texto a la vida (o haber entrado en la novela procedentes de la vida, como prefieran) es tan exacta que puede constituir una historia del carácter siciliano en la historia.
Con una estructura libre como la que tiene La Ópera de Vigata, el lector puede recomponer su lectura como prefiera: seguir el orden propuesto por Camilleri, ordenar los capítulos cronológicamente, por personajes, etc. Porque ya les advierto que esta novela se deja leer con gusto múltiples veces.
El Cervecero de Preston es una novela prodigiosa, de las que se escriben pocas en una década. Sardónica, satírica, histórica, social, maestra.

Mención aparte merece la labor del traductor al catalán, Pau Vidal. He mencionado ya que Camilleri emplea los dialectos italianos para marcar personajes, caracteres y extracciones sociales. Pau Vidal se halló en la encrucijada de qué hacer con ellos, y resolvió trasladar esas variantes a las diferentes hablas del catalán. Y consiguió algo maestro, un monumento a la buena traducción y a la vez al respeto a las intenciones originales de Camilleri.

(Il Birraio di Preston)
Eds. 62, col. Millors Obres de la Literatura Universal (Segle XX)
Barcelona, 2004 [1995]
Trad. de Pau Vidal

Existe edición castellana en Eds. Destino

Portada i sinopsi de l'edició catalana

btemplates

6 comentarios:

Dani Gonzalez dijo...

Fántastica novela e mais unha fantástica traducción. Pregúntome se o resultado non sería igualmente bo, ou polo menos igualmente interesante, de tratarse da traducción á lingua galega (que non ten poucas variantes).
:-)

Saúdos Lluís,
Salutacions Lluís

Dani

Juan Herrezuelo dijo...

Me basta esa referencia a "Si una noche de invierno un viajero" para buscar esa edición traducida al castellano que citas en Destino. Quiero descubrir nuevas novelas italianas, y sin duda me has ayudado.

Peke dijo...

La leí hace tiempo y concuerdo contigo. Lo pasé estupendamente y me dejó un grato recuerdo.

Lluís Salvador dijo...

Hola, Dani:
Seria un experiment interessant aquest del gallec. El problema seria trobar un traductor com déu mana. I en hi han pocs com en Pau Vidal...
Saúdos!

Lluís Salvador dijo...

Hola, Juan:
Bienvenido a este blog.
Las referencias existen, y Calvino recibe un merecido homenaje. Pero todavía más importante es el tratamiento satírico del tema y los personajes, y a la vez su arraigo en la historia siciliana. Camilleri ejerce esa sorna, y no la había encontrado en un autor italiano por lo menos desde que Sciascia abandonó este mundo.
Gracias por el comentario, y un cordial saludo!

Lluís Salvador dijo...

Hola, Peke:
De hecho, deja tan grato recuerdo que es posible leerla de nuevo y volver a disfrutarla como la primera vez. Es probablemente la mejor obra de Camilleri, y eso que le tengo mucho aprecio, a él y a su universo montalbaniano.
Un saludo!