El Violinista en el Tejado, de Norman Jewison

SESIÓN MATINAL

(Fiddler on the Roof); 1971

Director: Norman Jewison; Guión: Joseph Stein, basado en la obra teatral de Joseph Stein a su vez basada en el relato Tevye and his Daughters de Sholom Aleichom; Intérpretes: Topol (Tevye), Norma Crane (Golde), Leonard Frey (Motel), Molly Picon (Yente). Dir. de fotografía: Oswald Morris; Dir. musical: John Williams; Diseño de producción: Robert Boyle; Música: Jerry Bock; Letrista: Sheldon Harnick.

Musical de éxito en Broadway y de éxito en los cines, un éxito que se explica por la gran calidad de las canciones, y por el hecho de que trata con acierto un tema como es el de los cambios de las costumbres y la transformación de los modos de vida.
Es un poco insólito pretender que un musical conlleve un mensaje, pero el caso es que, más allá de la historia directa de los protagonistas y de reflejar las tensiones entre las comunidades judías y rusa en la rusia zarista de 1905, y el antisemitismo de las autoridades, el hecho es que la película se abre con una palabra clave para mantener la cohesión del pueblo: "tradición". Incluso una tradición tan frágil como es la de tener a un violinista en el tejado, aunque sólo sea para recordar que «en el pequeño pueblo de Anatevka todo el mundo es un violinista en el tejado, tratando de hacer sonar una pequeña melodía sin romperse el cuello. ¿Y cómo mantenemos el equilibrio? Mediante la tradición».
El caso es que Tevye, a través de los matrimonios de sus hijas, se irá dando cuenta de que hasta las tradiciones cambian con el tiempo y se convierten en otras; y puede añorarse los tiempos pasados, pero en el fondo eso es sólo nostalgia, mientras que los cambios son un ataque a la rigidez de las normas de vida.
Jewison pone bajo un enfoque realista esta obra teatral, y consigue un muy buen resultado, con cierta lentitud en los intervalos entre números musicales, pero en suma una película bien llevada, y con una interpretación central de Topol que le convirtió en una estrella.

Tráiler:

btemplates

2 comentarios:

Andromeda dijo...

¡Hola, Lluís!
Esta es una de mis películas favoritas de siempre, creo que es tiempo de verla una vez más. :)
Saludos.

Lluís Salvador dijo...

Hola, Andrómeda:
¡Ay, sí! También es una de mis favoritas. Y pensar que la vi cuando se estrenó, y como debía verse, en pantalla grande y con un sonido arrollador... :)
Un saludo cordial!