Gabriela, Clau i Canyella, de Jorge Amado

(Gabriela, Cravo e Canela. Crônica de uma Cidade de Interior)
Eds. 62, col. Les Millors Obres de la Literatura Universal (Segle XX)
Barcelona, 1997 [1938]
Trad. de Anna Alsina i Keith

Acabo de pasar unos días magníficos en la ciudad de São Jorge des Ilhéus. Esto no es infrecuente; muchos escritores consiguen ese efecto mágico de transportarte a un lugar o a una época, pero muy pocos lo logran con la potencia que alcanza Jorge Amado.
Gabriela, Clavo y Canela es una obra centrada en dos personajes, la Gabriela del título, una mujer libre, espontánea, sencilla y adorable, y la ciudad de Ilhéus, una que se encuentra en el umbral de pasar de un pasado turbulento y épico que la ganó a la selva para los plantadores de cacao (los coroneles) a un futuro de modernidad y desarrollo que tiene y debe comportar un cambio de costumbres y por fuerza el abandono de una visión del mundo y la sociedad inamovible y caciquil.
He hablado de dos personajes, pero en realidad es uno solo, ya que Gabriela adquiere carácter de símbolo de este Brasil salvaje y primario que evoluciona hacia una libertad sin trabas y hacia una personalidad alegre que ve cambiar el mundo sin perder su idiosincrasia y que mantiene en cambio unos valores propios.
En una especie de arabesco que se repita a sí mismo, Gabriela se convierte en símbolo de Ilhéus e Ilhéus se convierte en símbolo de Brasil.
Las virtudes de esta novela, aparte estructura, son muchas: hay escenas tiernas y emocionantes, situaciones violentas, historias de una épica brutal que, sin embargo, son contrastadas con los nuevos usos.
El microcosmos de Ilhéus es uno que se hace familiar al lector con una facilidad, producto de la maestría de Amado, casi insultante. Y pese a ser, en esencia, una novela social, este juego de personajes y situaciones personales conforma un fresco histórico impresionante, con un verismo y una convicción al alcance de pocos narradores.
Una novela alegre, que mantiene absorto al lector en sus historias, con humor y buen sentido, pero que también hace reflexionar. Una novela de tesis, pero con una que no se impone, ni lo intenta, a la narración, y un relato de una época en la que uno no quisiera vivir, pero que sí, página a página, el lector quiere conocer.

Portada

btemplates

5 comentarios:

Andromeda dijo...

¡Qué envidia!, Lluís, debes haberlo pasado muy bien, se nota con esta reseña que nos traes y que me pone los dientes largos. :)

Ya conseguí el libro, a ver si pronto le hago un hueco.

¡Un saludo!

mariano skan dijo...

Del selor Amado leí "Teresa Batista cansada de guerra" con los grabados originales de la edición brasileña, (que no puedo dejar de nombrar, ayer perdieron un partido memorable ante el gran Estudiantes de la Plata por Copa Libertadores)
También leí Cacao. Encuentro en sus páginas mucho Bahia, mucho mar y tradiciones de mai y pai.
La sensualidad de una hermosa muchacha jamás puede faltar en una novela de Amado.
Está la película, protagonizada por Sonia Braga y Mastroiani.

Es un libro pendiente.

Muy buena reseña.
saludos Lluís

Lluís Salvador dijo...

Hola, Andrómeda:
Te aseguro que es una de las mejores obras que he leído este año. No me gustan mucho las clasificaciones, entre otras cosas porque cuando me piden las diez mejores de lo que sea me salen siempre más de once, pero, sí, Gabriela es una de las mejores novelas que he leído, y una que deja un buen regusto de boca.
Que la disfrutes!
Un saludo!

Hola, Mariano:
Creo que aciertas en los detalles que conforman la ficción de Amado, por lo menos en la que le leí hasta hoy. Aunque faltaría uno, como es la conciencia social. Siempre hay un mensaje social en todo lo que he leído de Amado, incluso en una novela tan sensual como es Gabriela.
Por cierto, y referido a Estudiantes. Felicidades, es su primera Copa Libertadores, si no voy equivocado. Seguimos ese partido con bastante atención por aquí. Al fin y al cabo, es más que probable que sea el rival del Barcelona en la final de la Copa Intercontinental (hoy llamada Mundialito de Clubes).
Un saludo!

Rayuela dijo...

Primero leí 'La desaparición de la Santa', que me regaló carcajadas que hacía tiempo ansiaba en una lectura.

Después llegó 'Gabriela', tan cargada de olores, de música, de sones, de calor. Amado es puramente sensorial. Mi lectura fue lenta, alternada con otras por lo densa (que no pesada). Qué lástima que sea lea tan poco a Amado en España.

Ah, y tengo pendiente, rescatado de una librería de viejo, a 'Teresa Batista'.

¡Saludos!

Lluís Salvador dijo...

Hola, Rayuela:
Yo desconocía a Amado hasta que encontré Capitanes de la Arena y decidí que ese escritor tenía una fuerza inusitada. Y luego, Gabriela me llenó de asombro, me reí, pensé, me encontré con un narrador amigo de la relación cómplice con el lector, un descriptor excelente y sensual, un fabulador nato, un simbolista natural. Repito que es una de las mejores novelas que he leído en los últimos años, y por supuesto, en cuanto pueda repetiré con otros libros suyos.
Un saludo!