Réquiem por Brown, de James Ellroy

(Brown's Requiem)
Ed. Júcar, col. Serie Mayor
Madrid, 1992 [1981]

Esta es la primera novela de James Ellroy (autor de La Dalia Negra, un caso real que es una auténtica obsesión de Ellroy, y de L. A. Confidential). La vida de Ellroy es prácticamente una novela policíaca: a los 10 años fue testigo del asesinato de su madre, un caso nunca esclarecido; drogadicto; alcohólico; homeless; encarcelado por vagancia y escándalo público; al borde de la muerte por alcoholismo; finalmente escritor, con lo que puede no ser inexacto decir que la escritura le ha salvado la vida.
Réquiem por Brown cuenta la historia de un expolicía (Brown) exalcohólico que ahora se dedica a repoman de coches impagados, al que un día un caddy de golf mugriento y asqueroso, pero que va presumiendo de un fajo de seis mil dólares, contrata para seguir a su hermana y al protector de ésta para descubrir teóricos asuntos sucios que permitan convencer a su hermana a volver con él.
Brown empieza a investigar, sin descubrir nada especialmente grave. Contraponiendo las personalidades de la hermana, su protector y la del caddy "Fat Dog" Baker, decide que quien en realidad es agua poco clara es éste último. Por tanto, empieza a indagar a Fat Dog. Lo que descubrirá es una conspiración odiosa, una persona abyecta, un submundo abominable. Y se convertirá en ángel guardián de Jane Baker frente a su hermano.
Basten estas puntadas de la trama. El estilo de Ellroy es algo que merece la pena, una elaboración hasta su último extremo del "Hard-boiled", del mundo duro del detective y la sociedad (por desgracia marcado por una traducción y/o revisión bastante deficiente). Acudir a Ellroy es escuchar una de las pocas voces originales de la novela negra americana surgidas en los últimos veinte o treinta años.

btemplates

10 comentarios:

Andromeda dijo...

No lo he leído pero el paralelismo entre su vida y su escritura es alucinante.

Por cierto, Lluís, voy comprobando que lees unos 365 libros al año... :)

¡Un saludo!

Asterión dijo...

No he leído los libros. He visto las dos películas que mencionás )son dos cosas distintas, sobra decir), y L.A. Confidential es muy buena, con Curtis Hanson en su mejor forma. No así Black Dhalia, con un Brian de Palma pretencioso.

Por cierto, Andrómeda, yo pensaba lo mismo un día de estos sobre la cantidad de cosas que lee, ve y escucha Lluís. Impresionante.

Saludos.

Wayne Tedrow Jr dijo...

Tienen mucha suerte los admiradores de Ellroy pues el día 10 de este mes de junio se publica en castellano "Noches en Hollywood", una recopilación de relatos que apareció en inglés por primera vez en 1994.

Lluís Salvador dijo...

Hola, Andrómeda:
Los paralelos no se detienen en su vida; en su escritura uno percibe toda la dureza de las situaciones en las que puede colocar la vida a una persona, y el hecho de haber sufrido esta dureza en sus carnes proporciona una escritura descarnada, poco artificiosa, que algunos podrían confundir con la crueldad pero sólo es una adaptación a unas situaciones embrutecedoras, donde es muy difícil conservar los valores propios.
Y, no, no llego a los 365. Como máximo, rondaré los 300 al año. Entre 200 y 300. :)
Un saludo!

Hola, Asterión:
Coincidimos en el punto de las adaptaciones. LA Confidential es una muy buena película, que incluso mejora con una segunda visión, muy diferente a la novela, no argumentalmente sino en cuestión de narratividad, creo que nos entendemos. Y respecto a Brian de Palma, le he perdido todo el respeto desde hace tiempo. De hecho, ya se lo perdí cuando intentaba esos homenajes a Hitchcock que, cuando le salían bien eran pasables o, como máximo, buenos, y cuando le salían mal, que era muy a menudo, eran horrorosos.
Y respecto a las cosas que leo, etc., velocidad de lectura (creo que con aprovechamiento), y años. Cuestión de envejecer y no olvidar lo visto y leído...
Un saludo!

Hola, Wayne:
En primer lugar, bienvenido y espero que te sientas como en tu casa.
Y en segundo, cómo no, agradecerte el comentario y la información, que siempre aporta algo para los lectores y para mí mismo. Son unos relatos que leeré con interés.
Un saludo!

Mateu Rovafabes dijo...

Yo fui a parar a Ellroy de la mano de Bolaño. Confieso que había leído esta novel·la que reseñas antes, en mis años de auténtico zampalibros, sin que hiciera realmente mella (seguramente debido al empacho). Después, vino el chileno que comentaba con intenso entusiasmo Mis rincones obscuros y decidí volver a probar. Realmente, fue todo un acierto. Lo malo es que desde ese día, no he vuelto a Ellroy y ahora leyéndote me acordé y noté una punzada. Con que te agradezco el favor.

Lluís Salvador dijo...

Hola, Mateu:
Pues de nada, que para eso está este blog, para animar o recordar lecturas.
Es curiosa esta asociación Ellroy-Bolaño. Es una en la que no había caído, pero que deja muchos puntos en común (dejando aparte el hecho que Bolaño gane por varios largos en cuanto a estilo literario) e invita a una reflexión.
Gracias por hacerla, posible, por el aporte y el comentario, y bienvenido.
Un saludo!

Arturo López dijo...

Hola. Este fin de semana terminé de leer "Requiem por Brown". Me pareció excelente, con un pero. Para quienes hablamos castellano del otro lado del océano, es muy frustrante comprobar que muchas traducciones se hacen pensando que todos los hispanohablantes tenemos el mismo argot que se usa en la Península Ibérica. Me cuesta trabajo entender como es que creen que las "hostias", "tios", "cojonudos", "vale", "maderos", etc., son de uso común en América. Bien, después de la queja y pasando por alto esa cuestión, me pareció una excelente novela, aunque el final lo sentí anticlimático. Saludos desde Guadalajara, México. Arturo López.

Lluís Salvador dijo...

Hola, Arturo:
Pues yo no la paso por alto, porque soy de la misma opinión, aun siendo español. Verás, yo soy de Barcelona, y por tanto me chirrían igualmente las traducciones "madrileñas", de modo que te comprendo perfectamente. Y te diré algo más. Como traductor, tengo por norma no "traducir localmente", es decir, que el argot que se emplea debe ser lo bastante universal como para ser comprendido en todos lados. Y si no es así, mejor dejar la traducción en un castellano "neutro". Por otra parte, estas traducciones tienen un defecto, y es que envejecen con tanta rapidez como lo hace el argot, es decir, al cabo de seis meses, más o menos. DE modo que hoy tenemos vergüenzas corriendo por ahí con palabras que se decían a nivel de calle hace una década y que hoy sólo pronunciaría un farsante o un desclasado.
Me alegra que Ellroy siga conquistando lectores, o reafirmando los que tenía. Y el final es anticlimático, cierto, pero TAN desesperado y desesperanzador... Ellroy no es hombre que conceda nada al sentimiento, salvo que la realidad lo dicte. Y la realidad...
Un saludo desde la hoy calurosa Barcelona a la ciudad de la Feria del Libro favorita de los catalanes, Guadalajara.
Un saludo!

Arturo López dijo...

Muy ilustrativa tu respuesta. Ojalá las editoriales se dieran cuenta del error que cometen. En fin. La Feria del Libro (mi evento favorito, auténtico oásis dentro de éste páramo cultural que es Guadalajara) ya está a menos de 90 días... si mal no recuerdo, Catalunya fue el invitado de honor hace 3 años y tuvimos por aquí a varios muy buenos escritores catalanes, aunque leí que no vinieron las verdaderas figuras y para esas fechas ya se había ído el siempre llorado Manuel Vázquez Montalbán. Este año es una ciudad invitada: Los Ángeles, y creo que se pondrá de moda la literatura chicana, que me causa una infinita pereza, por su pretendida inteligencia y originalidad. En fin. Recibe un cordial saludo. Arturo López. Gdl, Mx.

Lluís Salvador dijo...

Hola, Arturo:
Disculpa el (mayor) retraso en la respuesta. Casi se me pasa por alto que tenía un mensaje tuyo que responder. Suerte que mantengo un listado de tareas...
En efecto, Cataluña fue invitada de honor, y eso dio difusión a la feria de Guadalajara por estas tierras, pero sucede que he hablado con varios editores de Barcelona que han concurrido diversas veces a ella, y hay una unanimidad en sentirse, en primer lugar muy bien tratados, en que la feria es muy popular y eso les encanta (y, dicho sea de paso, honra a los guadalajareños, que acuden, según me cuentan, en masa); y en último, que puede que Guadalajara sea un páramo cultural, pero desde luego lo poco que tiene lo hace muy bien. Todos me cuentan maravillas de esa feria, de modo que siéntanse orgullosos de ella, o por lo menos de las gentes (ustedes) que la hacen grande. Y, fuera por lo de la invitación de Cataluña o no, aquí se le presta una mayor atención.
Y... yo también siento mucha pereza por la literatura chicana. En fin, el tiempo pone las cosas en su sitio...
Un muy cordial saludo!