Blade Runner, de Ridley Scott

SESIÓN MATINAL

Director: Ridley Scott; Guión: Hampton Fancher y David Webb Peoples, basado en la novela "Do Androids Dream of Electric Sheep?", de Philip K. Dick; Voz en Off: Roland Kibbee; Intérpretes: Harrison Ford (Rick Deckard), Rutger Hauer (Roy Batty), Sean Young (Rachael), Edward James Olmos (Gaff), M. Emmet Walsh (Bryant), Daryl Hannah (Pris), William Sanderson (J.F. Sebastian), Brion James (Leon Kowalski), Joe Turkel (Dr. Eldon Tyrell), Joanna Cassidy (Zhora), James Hong (Hannibal Chew), Morgan Paull (Holden), Kevin Thompson (Bear), John Edward Allen (Kaiser), Hy Pyke (Taffey Lewis), Kimiko Hiroshige (vendedora camboyana), Bob Okazaki (Howie Lee), Carolyn DeMirjian (vendedora), Ben Astar (Abdul Ben Hassan); Música: Vangelis; Dir. de Fotografía: Jordan Cronenweth; Diseño de Producción: Lawrence G. Paull; Dir. Artística: David L. Snyder; Decorados: Linda DeScenna, Leslie Frankenheimer, Tom Roysden y Peg Cummings; Vestuario: Michael Kaplan, Charles Knode y Jean Giraud (Gir); Maquillaje de Joanna Cassidy: Bridget O'Neill; Maquillaje: Marvin G. Westmore; Maquillaje prostético: John Chambers.

Pocas películas tuvieron un estreno tan discreto como esta, y pocas han resultado tan influyentes, sobre todo estéticamente, como Blade Runner.
El ambiente oscuro, la contradicción que surge del aprovechamiento de lo ya conocido convertido en decadente (más que el edificio Bradbury podemos hablar de la comisatía de Los Ángeles) conviviendo con una modernidad que, en conjunto, se nos hace extraña. La estética abigarrada y contrastante de la vestimenta, la perenne lluvia (en la hoy soleada California, no lo olvidemos). Todo ello ha sido repetido, aprovechado y reproducido, casi hasta la saciedad, en producciones posteriores.
Basada, pero no de forma literal, en un ya clásico de Philip K. Dick, ¿Sueñan los Androides con Ovejas Eléctricas?/Do Androids Dream in Electric Sheep?, aprovecha todos los temas dickianos de la misma (aunque a veces no quedan bien explicados: «─Descubre que su hijo colecciona mariposas. Las tiene clavadas en una caja. ─Lo llevaría al psiquiatra.» FRase incomprensible en el film que en la novela queda justificada: los animales han desaparecido casi totalmente del planeta, con lo que matarlos se ha convertido en tabú. Un concepto muy potente en una historia que, en resumen, va de un hombre que asesina a replicantes como si fueran... animales), sin embargo esta película va más allá para centrarse en los límites que definen la humanidad.
Sabrán que hay diversas versiones: la estrenada, la versión del director, el montaje definitivo del director, la versión restaurada. Miren, estas versiones ponen acento en una u otra cuestión. Ridley Scott puede insistir en lo suyo, pero yo le diría que se tranquilice. Todas valen la pena verse y, salvo por detalles y acentuaciones llevan el mismo mensaje. Una con final feliz y otras sin, unas acentuando la ambigüedad de Deckard como ser humano/replicante y las otra no. Da igual. El corpus principal de todas es lo bastante explícito como para resultar comprensible. Y, si bien no es perfecta, si roza en muchos momentos y conceptos la maestría.

Tráiler:

btemplates

8 comentarios:

Víctor dijo...

Sólo para hacer una reverencia a Scott y reiterar mi veneración Blade Runner.

Mannelig dijo...

Ay, cómo me gusta...

Asterión dijo...

Y tiene uno de los diálogos, o líneas más memorables, cuando el replicante dice algo así como que él ha visto cosas que otros no podrían ni pensar.

Saludos.

Lluís Salvador dijo...

Hola, Víctor:
Gracias por esa veneración que compartimos. Por cierto, y si te gusta y tienes la ocasión de recuperarlo, el juego para computadora de Blade Runner estaba muy bien. Una inmersión en el mundo de la película muy bien hecha. Con distintos finales, además.
Un saludo!

Hola, Mannelig:
Ay, y a mí. Es una película ineludible. Quiero decir que si la pasan por tv la veo, si la reponen la veo, si hay un comentario sobre ella por la radio lo escucho...
Un saludo!

Hola, Asterión:
Memorable, realmente. Y creo que es hora de que quede constancia aquí:

"Yo... he visto cosas que vosotros no creeríais... atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la puerta Tannhäuser.

Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.

Es hora de morir."

Para todos:
Si dejan pasar el video del tráiler hasta el final, surgirán en la pantalla unos "vídeos asociados". Entre ellos está el monólogo de Roy Batty.
(Y una escena suprimida de la película)

Y, por ciero, YouTube está implementando la Alta Calidad en sus videos. Este trailer es el primero que me sale con la tecla HQ en el tablero de mandos. Mientras que la imagen no es muy mejorada, el sonido sí que es francamente mejor.

Un saludo!

Lluís Salvador dijo...

¡Ah! Me olvidaba.
He puesto este tráiler y no el del final cut de marras (que también pueden ver en esos "vídeos asociados", porque tiene unos detallitos interesantes: música que no aparece en la película, algún plano que quedó en el tráiler pero no en el film...
Un saludo!

Asterión dijo...

Gracias, gracias por colcoar el texto completo. La primera vez que lo escuché me dejó como loco, y en esa lejana adolescencia, escribí un poema (que no era otra cosa que un plagio) y ahora también se ha perdido, como lágrimas en la lluvia...

Magda dijo...

Comparto la admiración por esta película, hace relativamente poco la pusieron a una hora avanzada y no pude más que quedarme sola en el sofá, con las luces apagadas, sólo el resplandor de la pantalla y verla hasta el final.

Sobrelos límites de la humanidad que comentas Lluis, me he acordado de "El hombre bicentenario" obra que también diluye esos límites.

Es una obra de culto, ¿quien no ha usado alguna vez la frase de "Yo he visto cosas..."?

Un saludo!

Lluís Salvador dijo...

Hola, Asterión:
De nada. El texto se lo merece. Y respecto a esos poemas perdidos pero inspirados... A veces es mejor así. Uno madura y entonces los puede retomar. De hecho, que escribieras un poema entonces ya quiere decir que ese fragmento ha calado en la mente. Nunca se sabe. Tal vez la pérdida resulte en otro poema con mayor madurez. No todo tiene que perderse...
Y hay otra frase que me fascina de esta película. La pronuncia Gaff, uno de los personajes más intrigantes del filme: "Lástima que ella no pueda vivir. Pero, ¿quién vive?"
Un saludo!

Hola, Magda:
En esa misma hora avanzada, yo estaba igualmente despierto viéndola. Si cuando digo que no me puedo resistir a ella...
El Hombre del Bicentenario, de Isaac Asimov, es un relato muy logrado sobre el tema de cuándo los robots traspasan ya los límites de la máquina para ser considerados "humanos". Estaba muy bien, aunque tenía una carga adicional (fue escrito para el bicentenario de la fundación de los Estados Unidos) que desvirtuaba un poco el tema. Pero sólo podía haberlo escrito él. Recuerdo una portada, no sé si de Galaxy o del Magazine of Fantasy and Science Fiction dedicado a Asimov, en la que se veía a un robot (clasicote: patas y brazos de tubo flexible, etc., un descendiente de su antecesor en el Mago de Oz) cuadrándose y saludando a un busto de Asimov, je, je.
Y sí, ¿quién? Y en todos los ámbitos y para todo. No es malo, eso. Indica que ha llegado a la categoría de mítica.
Un saludo!