Mostrando entradas con la etiqueta Connelly ·Michael. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Connelly ·Michael. Mostrar todas las entradas
2 comentarios

Pasaje al Paraíso, de Michael Connelly

Pasaje al Paraíso, título castellano que sólo muy indirectamente (pero mucho) tiene algo que ver con lo que cuenta la novela, y que en original es Trunk Music [Música de Maletero], expresión que se refiere a los muertos por disparos en el maletero de un automóvil, algo que sucede desde las primeras páginas, es una de las mejores de la serie, si no la mejor, que Connelly dedica al detective angelino Hieronymus "Harry" Bosch.
Un hombre aparece muerto de dos disparos en la cabeza en el maletero de su Rolls Royce, un asesinato que tiene toda la apariencia de ser asunto mafioso. Pero sucede que la Unidad contra el Crimen Organizado se inhibe del caso. El muerto es un productor de películas de porno suave y vivía a todo tren; tal vez demasiado bien. Tal vez, si tenemos en cuenta que iba a ser inspeccionado por hacienda gracias a una denuncia anónima. Todo apunta a un blanqueo de dinero, pero hay una viuda demasiado fría ante la muerte de su marido, una intrusión en las oficinas de la productora para retirar un micrófono oculto, numerosos viajes a las Vegas de la víctima y una amante escurridiza.
A todo esto debe enfrentarse Harry Bosch y su equipo, en una investigación que parece pisar unos cuantos juanetes de diversos departamentos, y que, llegada a un punto de inflexión, parece demasiado fácil, como si los indicios apuntaran demasiado claramente a un culpable.
En otro aspecto, la vida privada de Bosch da un giro cuando, en su investigación en Las Vegas, encuentra a Eleanor Wish, ex-agente del FBI, ex-convicta y algo más que una ex-compañera de trabajo para Harry, y el amor vuelve a resurgir.
Connelly es un excelente autor de novela negra, uno de los pocos que merecen seguirse de entre los estadounidenses actuales. Su sentido de la trama es magnífico; su personaje central es un irreductible idealista pragmático y desengañado, que ama su trabajo y lo ejecuta sin importarle ascensos o degradaciones, ni sus jefes y sus politiquerías. Un tipo fundamentalmente honesto dispuesto a enfrentarse a cualquiera en su búsqueda de los culpables, siempre rodeado de unos compañeros que le siguen por la lealtad que Bosch demuestra hacia ellos.
Pero, también, Michael Connelly procede del periodismo, y sus novelas no le abstraen jamás de la historia de una ciudad, Los Ángeles, a la que ama con todos sus defectos (y de su suburbio oscuro, Las Vegas), ni del clima moral que impera en cada momento en la sociedad americana.
Los europeos han aprendido muy bien la lección de la novela negra americana clásica, mientras que los estadounidenses parecen haberla olvidado, perdidos en las tramas y la pirotecnia. Salvo Connelly, que llega a la literatura gracias a su admiración por Raymond Chandler, y que sabe muy bien qué hacer y cómo hacerlo en sus escritos.

(Trunk Music)
Rocaeditorial, col. Rocabolsillo / criminal
Barcelona, 2009 [1997]
Serie detective Hieronymus "Harry" Bosch nº 5

Portada y sinopsis

2 comentarios

El Vuelo del Ángel, de Michael Connelly

Como hemos señalado, Michael Connelly es uno de los pocos autores estadounidenses de novela negra interesantes hoy en día. En todas sus series aborda temas que han tenido su reflejo en la sociedad contemporánea, y sirven como termómetro moral y social, característica que se remonta a los grandes maestros del género de los años 30 y 40. La serie del detective de la policía de Los Ángels harry Bosch no es una excepción y, como veremos, esta El Vuelo del Ángel tiene algo que decir sobre varios temas.
Por descontado, tratándose de una serie centrada en un personaje, la vida personal de éste no falta, un recurso narrativo útil y lícito para siuar a un espectador de los hechos y los estados de ánimo con los que contempla las cosas, y otra característica ya casi imprescindible (hasta Philip Marlowe, en la inconclusa última novela de Chandler, empezaba a tener vida privada). Sin embargo, y a diferencia de otras series de otros autores, no es necesario que el lector siga el orden de publicación. s recomendable, sí, pero no imprescindible. Connelly sitúa rápidamente al lector en la novela, y la vida de Harry Bosch, aunque presente, no suplanta la historia que se narra en ese momento.
En El Vuelo del Ángel nos encontramos con un Harry Bosch cuyo matrimonio está cayéndose a pedazos, una preocupación más aparte de la que le ha caído encima: un abogado famoso por sus demandas por abusos contra el departamento de policía, ha sido asesinado. A Bosch se le encomienda la investigación, sobre las premisas de que debe intentar resolverlo lo antes posible, encontrar rápidamente un culpable, no intentar llegar al fondo del asunto y demostrar que no ha sido un policía resentido o, en caso de que eso no sea posible, hallar uno que sea un chivo expiatorio.
A Bosch la política no le hace gracia, y menos que se prime el apaciguar a la opinión pública antes que descubrir la verdad, de modo que estar en el caso le va a creando enemigos...
La trama ya es atractiva de por sí, pero como les he dicho antes, Connelly usa su ficción como reflejo social. No importan las evaluaciones posteriores que se hayan hecho, los disturbios y saqueos en Los Ángeles el año 1992 fueron un trauma para la sociedad americana y angelina, y Connelly transmite al lector la sensación de que durante mucho, mucho tiempo después, los ciudadanos de Los Ángeles vivieron con la sensación de estar sobre un volcán a punto de estallar en nuevos conflictos raciales.
No es de extrañar en un autor que ama a su ciudad y la convierte en auténtica protagonista de su ficción. Aquí, además de señalarnos el edificio Bradbury y el funicular de Angel's Flight, retrata la herida abierta por el maltrato policial a Rodney King, la gota que desbordó un vaso ya demasiado lleno de tales hechos, y las consecuencias del juicio a O. J. Simpson, y la división de una ciudad. Una herida que duele, y que Connelly refleja a la perfección.

(Angel's Flight)
Eds. B, col. Punto de Lectura
Barcelona, 2001 [1998]

Portada

8 comentarios

El Eco Negro, de Michael Connelly

(The Black Echo)
Eds. B, col. Novela Policíaca
Barcelona, 2006 [1992]

Michael Connelly, que hasta el momento se había preparado (y muy bien) como periodista de sucesos en el LA Times, saltó a la fama narrativa con esta novela, que presentaba al detective del departamento de policía de Los Ángeles Hieronymus Bosch, un personaje recurrente en su ficción y cuya personalidad irá perfilando en sucesivas novelas.
En este caso, Bosch se enfrenta a uno de sus traumas del pasado: siendo soldado en Vietnam, fue uno de los miembros de la unidad de "ratas de los túneles", esos combatientes que, únicamente provistos de una linterna y una pistola automática, se introducían en las extensas y laberínticas redes de túneles empleadas por el Vietcong para moverse por el territorio y almacenar pertrechos y provisiones; una guerra sucia e individual que fue de las más crueles y sanguinarias de ese conflicto.
Pues bien, uno de esos veteranos (y excompañero de Bosch) aparece asesinado. Y las investigaciones que la policía realiza conectan a esa persona con un robo producido en la ámara acorazada de un banco realizado gracias a un túnel excavado desde la red de alcantarillado.
Bosch tendrá entonces que mantener una difícil relación con los miembros del FBI que investigan ese robo, sospechando que pueden haber detalles que van mucho más allá de lo aparente.
El Eco Negro es notable. Como novela policíaca en sí, pero también como iniciadora de una serie que irá desarrollando un personaje traumático y traumatizado, complejo psicológicamente, apegado a su ciudad de Los Ángeles (de la que se convertirá en guía y cronista, otra de las características de las novelas de Connelly) y espectador de los cambios de una sociedad desconcertada.
He dicho ya que en el marasmo y vulgaridad de la novela policial norteamericana contemporánea (a diferencia de la producida en el resto del mundo), Connelly es prácticamente el único que vale la pena leer. Sus novelas van más allá de la mera resolución criminal, y abarcan tanto la toma de temperatura social del momento como la perspectiva moral de las personas que componen esa sociedad. Es un buen ejercicio a múltiples niveles leer sus novelas, y recomiendo encarecidamente hacerlo en su orden. El resultado será más que satisfactorio.

Portada y sinopsis de la edición norteamericana

7 comentarios

The Scarecrow, de Michael Connelly

Orion Books
Londres, 20094 [2009]
Serie Reportero Jack McEvoy nº 2

Michael Connelly es, probablemente, el único autor norteamericano del género policiaco actual que merece la pena leerse. El motivo es ser el único que no se centra sólo en el argumento (pero sus argumentos son magníficos), sino que presta una gran atención al terreno que pisa, tanto en historia de sus personajes y su trazo psicológico, como en el lugar en el que desarrolla sus novelas (casi en exclusiva Los Ángeles, y son las mejores fotografías literarias que pueden conseguirse del L. A. contemporáneo) y la época en la que se desarrollan (eso que tantas veces les he comentado de la novela policial como reflejo del estado moral y social de una época histórica, en este caso la sociedad norteamericana actual).
Jack McEvoy (uno de los personajes protagonistas de Connelly, que ya ha´bía aparecido en, por ejemplo, The Poet) es periodista de sucesos del Los Angeles Times; y le acaban de dar la patada en una reducción de plantilla (y eso pese a que, gracias a la historia del asesino llamado El Poeta, fue uno de los reporteros estrella del periódico; o tal vez por esto, por cobrar en exceso gracias a sus éxitos. El capitalismo parece que siempre pasa cuentas). Por una vez, el despido no es inmediato; dispone de dos semanas de trabajo para entrenar a su sucesora, Angela Cook. Recibe la llamada de la madre de un detenido, quejándose del trato informativo dado a su hijo por el periódico y el propio McEvoy. Sea por remordimiento o como un último hurra, McEvoy decide investigar, aunque esté convencido de que el detenido es un delincuente que terminará, por fas o por nefás, en prisión; y descubre que en la "confesión" del muchacho, éste admite haberse llevado el automóvil y robado su interior, pero, en ningún momento haber asesinado a la mujer que se ha encontrado en el maletero; un cadáver que muestra todos los signos de un asesinato patológico. McEvoy es un reportero a la vieja usanza, fiado de sus viejos recursos, sus fuentes conseguidas tras años de trabajo; no así su aprendiza, tecnológica cien por cien. Y cuando ésta aparece con información sobre una búsqueda en Google de "asesinatos + maletero", acaba de pulsar una alarma del asesino y sellar los destinos de ambos periodistas. Angela Cook será asesinada, y McEvoy perderá su identidad informática, el dinero de sus cuentas y la validez de sus tarjetas de crédito. Y escapará de la muerte por un pelo. A partir de aquí McEvoy deberá averiguar la identidad del asesino antes de que pueda golpearle otra vez.
Connelly es un autor que trabaja las situaciones de tensión de forma magistral, manteniendo el pulso de la trama a la vez que desarrolla sus personajes. Sus novelas son de las mejores del género, honestas para con el lector, trabajadas hasta el mínimo detalle, ingeniosas y veraces.
Pero también, y permítaseme la digresión, llevan algo más. En este caso, y como telón de fondo, es la decadencia de la prensa escrita (y la digital), de los grandes medios. Que Connelly fuera periodista del Los Angeles Times no es casual, y aunque no creo en la identificación McEvoy / Connelly, sí creo que la crítica a las políticas informativas y de gestión de los grupos de prensa está bien fundamentada. Es un telón de fondo, insisto, y no coarta el desarrollo de la trama ni el ambiente de la novela. Pero es bueno que el autor no se limite a la mera investigación criminal, a la pirotecnia de la tensión. Estas exposiciones colaterales son propinas que el autor proporciona al lector, pero son dádivas que contribuyen a hacer valiosas estas novelas de género. Connelly es quien mejor traza este cuadro de la vida y tiempos de los Estados Unidos contemporáneos.

Portada y sinopsis de la edición inglesa
Entrevista con Michael Connelly (en inglés) sobre The Scarecrow y otras cuestiones, publicada en el blog Irresistible Targets
Vídeo en el que Michael Connelly comenta The Scarecrow en la zona de Nevada que inspiró algunos lugares de la novela