Una Solitud Massa Sorollosa, de Bohumil Hrabal

Una Soledad Demasiado Ruidosa es una de esas pequeñas joyas que constituyen la obra de Bohumil Hrabal. Joyas que, como acostumbra, tienen siempre esa especie de sentimiento vitalista, de que todo lo que sucede contribuye a vivir y todo lo que rodea al individuo es una experiencia que enriquece, junto con ese sentimiento humanista y universal que hace que las personas, sin importar aspecto y condición, valgan la pena conocerse; pero, y también como acostumbra, sin evitar por ello la tragedia, porque el mundo es algo que aplasta (y en este caso, literalmente) al hombre.
Una Soledad Demasiado Ruidosa es la historia de Hant'a, un prensador de papel. Solo en su sótano en el que a través de un tragaluz caen a sus pies todos los papeles que pueda uno imaginar, desde papel parafinado de carnicería hasta reproducciones de grandes maestros de la pintura, pasando, por supuesto, por toneladas de libros.
Y Hant'a ha hecho de su oficio, prensar todo aquello que va del desperdicio a la alta cultura, un arte. Sea cual sea la bala de papel que compone, procura darle una personalidad, sea decorándola con grabados de Rembrandt o sea, como es su pasión, incluyendo en esa bala un libro, abierto en una página concreta, un libro que interpreta el mundo y que Hant'a envía al mundo.
Por supuesto, cuando hablamos de grandes maestros, y Hrabal lo era, esta historia, que ya de por sí es fascinante, adquiere tonos de alegoría dentro del profundo realismo y humanidad que la preside. Puede ser vista como un reflejo de la realidad del régimen comunista, en el que se premia la eficiencia antes que el arte, antes que el individuo. Pero esa alegoría no empaña la historia que se cuenta, la de un prensador de papel enfrentado a un mundo que ya no comprende y que tampoco le comprende a él. Un hombre que representa a todos aquellos que, en su trabajo, procuran hacer algo para alegrar la visión del mundo de los demás.
Un hombre prescindible, según los modernos cánones, tan parecidos, del comunismo y del neoliberalismo económico.
La imaginería de Hrabal siempre ha sido uno de sus puntos fuertes, y en esta novela es impresionante, no sólo el sótano donde se apilan las toneladas de papel, sino la propia vivienda de Hant'a, durmiendo bajo un baldaquín de libros que amenazan con vengar a sus hermanos y aplastarle a él cualquier día. Y, además de su imaginería, ese estilo directo, conversacional, amigable, de reflexión en voz alta que sin embargo se hace escuchar.
Leer a Bohumil Hrabal es siempre un placer, pero además es un placer que nos reconcilia con nuestros semejantes y con nosotros mismos.

(Prílis Hlucná Samota)
Eds. 62, col. El Confident
Barcelona, 19892 [1987]
Traducción de Monika Zgustová

Existe edición castellana en Galaxia Gutenberg

Portada y sinopsis de la edición castellana

btemplates