Europa Europa, de Agnieszka Holland

SESIÓN MATINAL 

(Europa Europa); 1991

Dirección: Agnieszka Holland; Guión: Agnieszka Holland, basado en el libro de Salomon Perel; Intérpretes: Marco Hofschneider (Salomon "Solly" "Salek" Perel / Josef "Jupp" Peters"), Julie Delpy (Leni), André Wilms (soldado Robert Kellerman), Ashley Wanninger (Gerd), Hans Zischler (capitán Von Lerenau), Klaus Kowatsch (Schulz), Halina Labornaska (madre de Leni); Dir. de fotografía: Jacek Petrycki; Música: Zbigniew Priesner; Diseño de producción: Allan Starski; Montaje: Ewa Smal.

Basado (en teoría) en el libro de Salomon Perel (que aparece al final de la película recitando un poema) que narra las vivencias de éste durante la Segunda Guerra Mundial, la historia, que parece increíble pero perfectamente plausible en una época confusa, es la de Salek Perel, hijo de una familia judía alemana que tras la Noche de los Cristales Rotos decide emigrar a Polonia para evitar el nazismo. Cuando estalla la guerra, el muchacho es enviado hacia el este para evitar a los alemanes, sólo para caer en manos de los rusos, que han invadido el este de Polonia gracias al pacto germano-ruso.
En el recién conquistado terreno ruso, Salek será enviado a un orfanato, donde será adoctrinado y se convertirá en un buen "komsomolets" de acuerdo a la ortodoxia comunista.
Pero el tren de la historia sigue su marcha, y cuando se desata la guerra entre Alemania y Rusia, Salek, para evitar ser identificado como judío, se inventa la historia de que es un alemán (Josef "Jupp" Peters) huérfano que, al ser invadida la parte oriental de Polonia, fue enviado a un orfanato comunista. Gracias a que sabe alemán y ruso, se convierte en intérprete de campaña de la compañía del ejército alemán, y casi casi se convierte en héroe de guerra. Gracias a esto, se abre la perspectiva de ser adoptado por el capitán de la compañía, y la certeza de ser enviado a la academia de las Juventudes Hitlerianas para ser convertido en uno de la élite del futuro alemán.
Dejando aparte de si todo es cierto o no, y de si se cuenta tal y como sucedió, lo cierto es que a Salek / Jupp se le plantea continuamente la disyuntiva de no saber quién es realmente, si el judío que está marcado y circuncidado de por vida, el buen comunista, o el perfecto alemán que sería según todas las apariencias salvo por el hecho de no ser ario.
Por descontado, la metáfora es todavía más importante, y es que en paralelo a este desconcierto de Salek existe la incertidumbre de saber qué era Europa en aquel momento, qué quería ser, qué le dejaban ser y qué podía ser y devenir realmente.
Como ironía final y extrafílmica, y tal vez reflejando que esta Europa de hoy todavía no sabe qué quiere ser de mayor, mencionar la fuerte protesta que se produjo en los medios cinematográficos y culturales alemanes cuando la película no fue seleccionada por el comité alemán para ser enviada a los Oscar a la mejor película de habla no inglesa, una decisión que se creyó respondía más a criterios políticos que no cinematográficos.

Tráiler:

btemplates