Jazz Porque Sí: Thelonious Monk 1953

Llegamos a una sesión que, por motivos que el Cifu les explicará con mayor detalle y mejor que yo, no es de las más planificadas en la carrera de Monk. Entendámonos: no es una mala sesión, pero se notan algunas deficiencias de preparación y ensayo; cuando esto sucede, por fortuna en jazz, quedan los solistas. Y solistas vamos a tener, y muy buenos: aparte de Thelonious Monk al piano, con toda su iconoclastia musical, estará Julius Watkins al corno francés, un músico al que personalmente le tengo un gran aprecio, por ser un excelente intérprete y por ser uno de los pocos que desarrollan en jazz el sonido ciertamente peculiar pero bello de este instrumento; el gran Sonny Rollins al saxo tenor; Percy Heath, nada menos, al contrabajo; y la pieza débil del grupo, Willie Jones a la batería, que está correcto, sin más.
Tres temas y una toma alternativa: Think of One, un tema que figura en las discografías de Watkins como una de sus mejores interpretaciones, o sea que agucen el oído; Friday the 13th, una improvisación de diez minutos con anécdota detrás, y un festín de solos; y Let's Call This, que se convertiría en una de esas piezas recurerentes de Monk. La toma alternativa es de Think of One.
En suma, una sesión no demasiado lucida, pero en la que vale la pena escuchar a Watkins, Rollins y Monk en su desarrollo.
En cambio, lo que sigue está mejor pensado y ensayado, y se nota. Para esta sesión, Monk reunió al trompeta (muy fino, se lo recomiendo) Ray Copeland, al saxo tenor Frank Foster, una de las voces distintivas de la orquesta de Basie, que sin embargo demuestra una maestría en el lenguaje moderno del jazz muy considerable, al más que eficaz Curly Russell al contrabajo; y, cómo no, al aliado y cómplice Art Blakey. Todas las comparaciones son odiosas, pero vean cómo cambia la percusión de una sesión a otra. Los temas de esta sesión son: We See y Locomotive, y comprobarán la gran altura interpretativa de Foster, la finura de Copeland a la trompeta, el buen beat de Russell, las diabluras sorprendentes de Blakey y, por supuesto, el genio de Thelonious Monk.



Nota para la audición: Si el reproductor de RNE fallara, cosa que sucede con demasiada frecuencia, y no se mostrara bien en su pantalla, debajo de la caja del reproductor hay una serie de enlaces. Clicando sobre el último de ellos aparecerá la pantalla de los podcasts de Jazz Porque Sí, con un reproductor que, esta vez sí, reproducirá a la perfección el programa.

btemplates