It Was the Heat, de Pat Cadigan

No es de extrañar que una autora como Pat(ricia) Cadigan, que fue adscrita al movimiento cyberpunk, realice relatos que son, por una parte, enormemente femeninos (y feministas), y por otra tremendamente arriesgados y desinhibidos.
En el caso de Fue el Calor es así, y la historia (difícil de explicar puesto que depende de una imaginería muy poderosa, que Cadigan sabe trasladar muy bien a la letra impresa) es la de una ejecutiva que acude a una convención de directivos que se celebra en Nueva Orleans. En un inicio pausado, casi banal, la protagonista nos describe algo que conocemos, o por lo menos intuimos muy bien: qué representa ser una de las pocas mujeres entre tanto ejecutivo y cómo casi todo en estas convenciones está dispuesto para el mundo masculino. Hasta aquí todo normal, inclusive las admoniciones de la gente que se encuentra sobre el Quartier Français y, sobre todo, sobre los muchachos salvajes, esos que están a la caza de forasteras.
Martha es una buena esposa y madre, y no piensa en absoluto en entregarse a los placeres de la ciudad, es más, tiene que presentar batalla en un mundo altamente competitivo y masculino; y sin embargo...
Cada vez hace más calor, y cada vez los encuentros con la población local resultan más insinuantes. Hasta que por fin Martha se deja llevar, un poco inconscientemente y algo en contra de su voluntad.
Pero lo que puede haber encontrado Martha en ese paseo por Nueva Orleans y que le ha parecido irresistible no es un hombre normal. Bien puede haber sido un loa, un espíritu del vudú, en concreto uno del calor. Un calor que ha robado a Martha...
Es un relato sutil, no muy explícito en lenguaje, pero sí en contenido e implicación y, como ya he dicho, con una imaginería potente. Cadigan tiene todo el derecho en escribir sobre el mundo femenino que los hombres apenas entienden, y hacerlo en este relato de manera directa y, a la vez, alegórica, en cuanto la fantasía se inmiscuye; pero este subtexto presente y militante, y apreciable en contenido y forma, no disminuye por el hecho de que, además, se trate de un relato bellamente construido, medido en su tempo y cuidadoso en su expresión, que por su sutileza deja marca en el lector.

En Demons and Dreams. The Best Fantasy and Horror 2
Legend / Random Century
Londres, 1990 [1988]
Ed. de Ellen Datlow y Terri Windling

btemplates