Bird, de Clint Eastwood

SESIÓN MATINAL

(Bird); 1988

Director: Clint Eastwood; Guión: Joel Oliansky; Intérpretes: Forest Whitaker (Charlie "Yardbird" Parker), Diane Venora (Chan Parker), Michael Zelniker (Red Rodney); Dir. de fotografía: Jack N. Green; Música: Lennie Niehaus.

Las películas sobre jazz son escasa, tanto que los aficionados perdonan casi todo, con tal que tengan un adecuado reflejo del ambiente. Bird, de Eastwood, no es una película perfecta. Tiene una cierta confusión temporal, producto de un montaje no demasiado bueno, en el que el espectador se pierde, sin saber si está todavía en el flashback precedente o no. Pero, por otra parte, esta biografía de Charlie Parker, sobre todo para los que ya conocemos lo esencial de la vida de este músico, es respetuosa para con él y la época, sin dejarse llevar por sensacionalismos o extremos en los que hubiese sido fácil caer. Al fin y al cabo, Parker fue un genio, un innovador, un drogadicto y una figura trágica; y una cuya tragedia salió demasiadas veces a la luz pública.
Es una película hecha con cariño, también, y eso se percibe. Eastwood es un gran aficionado al jazz, y el amor a esa música permite que esta película sea agradable de ver. Se ha dicho de ella que es la mejor película americana sobre jazz jamás rodada. La precisión es justa, porque la mejor película sobre el jazz todavía sigue siendo 'Round Midnight, de Bertrand Tavernier. Con todo, y siendo una buena película, se podría haber hecho mejor.

Tráiler:

btemplates