Muerte en la Rectoría, de Michael Innes

En el género detectivesco, el problema de la habitación cerrada ha sido uno que ha ejercido un poderoso atractivo tanto para autores como para lectores. Lógico, si tenemos en cuenta que el enigma que plantea, el del crimen cometido en una habitación supuestamente inexpugnable y cerrada por dentro, representa un reto tanto para su creador como para el lector que intenta resolverlo conforme lee.
Por descontado, los tiempos cambian, y este género ha quedado relegado a la mera curiosidad, al bibelot casi decorativo que sólo es ya una floritura, un malabarismo. Aún así, hay enigmas y enigmas.
Innes tiene el buen juicio de no tomar el problema de forma tradicional. Así, el rector de esa universidad ficticia, a medio camino entre Oxford y Cambridge, ha sido asesinado en una habitación, pero lo que está completa, herméticamente cerrado es toda un ala de la Universidad. En concreto, un jardín rodeado de muros infranqueables y el edificio en el que viven algunos de los profesores. Todas las posibles puertas de salida y entrada a este escenario se abren mediante unas llaves maestras cuyos poseedores son conocidos.
Y tiene además el acierto de no encaminar las investigaciones de su inspector Appleby al problema de la llave y su solución. Estos detalles son cruciales, pero Appleby necesita material para encaminar sus pesquisas, y éste consiste en comprender la vida de los profesores de la Facultad y sus respectivas personalidades. Lo que encuentra es un mundo enormemente rígido, estructurado, hasta maniático en sus costumbres, pero también lleno de rencillas, agravios, bandos y partidismos, a veces infantiles.
Ciertamente Innes no pretende nada más que entretener y, si quieren, mostrar que las bajezas no están limitadas a las grandes ambiciones ni a los bajos fondos. Pero en estas pretensiones Muerte en la Rectoría tiene una honestidad notable. Innes no hace trampa; no esconde naipes en la manga y deja que el lector acompañe a su inspector. Incluso que se anticipe a la solución. Pero esta solución está ingeniosamente estructurada, y pese a que el lector pueda hallarla, la serie completa de acontecimientos es seguro que le resultará sorprendente.

(Death at the President's Lodging)
El País / Emecé Eds., col. El País Serie Negra
Madrid, 2004 [1944]

btemplates