Black God's Kiss, de Catherine L. Moore

En The Mammoth Book of Fantasy All-Time Greats
Robinson Publishing
Londres, 1988 [1934]

Robert E. Howard puso las bases de la fantasía heroica. Catherine L. Moore la hizo entrar en el feminismo. Tampoco crean que fue un feminismo extremo; corrían los años treinta y el subgénero es uno que tiene unas connotaciones machistas difíciles de superar por completo. Pero el caso es que Moore estableció este modelo feminista con tan sólo seis relatos de su personaje Jirel de Joiry, a los que pertenece este El Beso del Dios Negro.
Han pervivido en el tiempo y son recordados setenta años después, y son considerados como una piedra miliar para el establecimiento de esta corriente dentro del subgénero de la sword & sorcery.
Las historias de Jirel de Joiry ponen más énfasis en la brujería que en la espada, aunque Jirel es una mujer aguerrida e independiente, capaz de luchar mano a mano contra cualquier hombre. Su castillo (y esto ya marca una diferencia civilizada frente al bárbaro típico del género) tiene una ciudadela construida sobre una de las entradas del infierno. Y para combatir  las conspiraciones y ataques contra la indomable Jirel, ésta tiene que entrar en ese Hades una y otra vez.
Hay que destacar que el infierno de Moore es un lugar entre onírico-pesadillesco y surreal, cuya imaginería remite más al psicoanálisis que a Dante. Esta representación del subconsciente humano es tal vez una de las razones por la que las historias de Moore resultan sofisticadas comparadas con las de sus predecesores masculinos y las de los autores, de cualquier sexo, que han venido después (salvo, tal vez, las de la gran dama de la fantasía contemporánea, Tanith Lee). Sea como sea, sus relatos permanecen intocables en la historia del género, y este Black God's Kiss alcanzó el honor de ser incluido en el Hall of Fame de todos los tiempos por referéndum de los profesionales.
De modo que si quieren experimentar un tipo de fantasía heroica diferente, no lo duden: los relatos de la serie Jirel de Joiry de Catherine L. Moore representan un paso adelante en un género profundamente masculino y que muchas veces se jacta de su primitivismo.

Texto en castellano de El Beso del Dios Negro

btemplates