Las Manos de Orlac, de Karl Freund

SESIÓN MATINAL

(Mad Love); 1935

Director: Karl Freund; Guión: Guy Endore, P. J. Wolfson, John Balderston, basado en la novela Las Manos de Orlac, de Maurice Renard; Intérpretes: Colin Clive (Stephen Orlac), Peter Lorre (Doctor Gogol), Frances Drake (Yvonne Orlac), Ted Healy (Reagan, reportero americano), Edward Brophy (Rollo, el lanzador de cuchillos), Isabel Jewell (Marianne), Sara Haden (Marie, doncella de Yvonne); Dir. de fotografía: Chester Lyons, Gregg Toland; Música: Dmitri Tiomkin.

Un grand guignol en toda regla, el amor de un científico loco (Lorre, ¿quién si no?) por la mujer de un concertista de piano, parece encontrar su cumplimiento cuando puede extorsionar a Yvonne por el pago del trasplante de las manos que ha hecho a su marido tras un accidente. Pero cuando hablamos de gran guiñol las cosas no pueden detenerse aquí: las manos trasplantadas son las de un lanzador de cuchillos, y pueden ser las de un asesino, o así parecen actuar.
Guión exagerado, interpretaciones extremas, genial dirección de Karl Freund, esta película es uno de esos monumentos a una época de Hollywood donde lo grotesco era plausible y se realizaba con clase y dignidad. Pese a su edad, sigue siendo muy, muy disfrutable.

El tráiler que sigue tiene que ser visto para ser creído: Peter Lorre, tumbado en su casa, recibiendo una llamada de una admiradora que le pregunta de qué va su próxima película. Incluso el tráiler es exagerado, deliciosamente kitsch, si quieren...

btemplates