Harper, de Jack Smight

SESIÓN MATINAL

(Harper); 1966

Director: Jack Smight; Guión: William Goldman, basado en la novela The Moving Target [El Blanco Móvil], de Ross Macdonald; Intérpretes: Paul Newman (Lew Harper), Lauren Bacall (Sra. Sampson), Shelley Winters (Fay Estabrook), Arthur Hill (Albert Graves), Julie Harris (Betty Fraley), Janet Leigh (Susan Harper), Pamela Tiffin (Miranda Sampson), Robert Wagner (Allan Taggert), Robert Webber (Dwight Troy), Strother Martin (Claude); Dir. de fotografía: Conrad Hall; Música: Johnny Mandel.

En España se llamó Harper, un Detective Muy Privado. Es un título acertado, aunque me apresuro a decir que no en el sentido que los distribuidores hispanos quisieron darle. Porque las ficciones de Ross Macdonald tienen una característica casi omnipresente, y es que Lew Archer (¿Por qué los productores le cambiaron el nombre por el de Lew Harper? Misterio insondable) suele entrar en el círculo íntimo de aquellos que le contratan como detective privado. Y lo que descubre suele ser trapos, más que sucios, inmundos. En las novelas de Macdonald, Archer actúa lo justo, y muchas veces se muestra como un espectador, algo cínico, algo asqueado, de los destripamientos, odios y miserias familiares que tiene que contemplar y soportar para descubrir la verdad. Le pagan para eso, pero muchas veces le pagarían porque no la descubriera. No sé qué tal se enteró el director de esto (realiza una labor discreta), pero sí que está presente en el guión del impagable Goldman; pero sobre todo quien se enteró fue Newman, que se mete en la piel de Harper/Archer de manera tan impecable que el rostro de este detective ya tiene para siempre los rasgos de Paul. Una interpretación como corresponde al género, principal, cínica, dura, con rasgos de humor.
Pero, si esta película, como casi todas las de género negro, es un canto al detective privado, esta además se distingue por ser coral, y así tenemos toda una constelación de personajes fascinantes que orbitan en torno del caso. Bacall, Wagner, Winters , Harris, Tiffin, hasta Julie Harris como la ex-esposa de Harper tienen sus momentos.
¿Que no les he hablado del argumento? Les aseguro que, como en las grandes novelas y películas de género negro, tiene una importancia menor frente al clima moral y social que se respira alrededor de la trama.
Tal vez no una gran obra de cine, pero sí una muy buena película de género. Para disfrutar.

Táiler:


Harper (Theatrical Trailer)

btemplates