¡Happy Birthday, Turco!, de Jakob Arjouni

(Happy Birthday, Türke!)
Eds. La Lletra/Virus Editorial, col. Mano Negra
Barcelona, 1993 [1987]
Serie Kemal Kayankaya nº 1

Las similitudes entre personaje y autor de esta novela son lo bastante significativas como para prestarles atención: ambos son nacidos en Alemania, tienen cultura nativa alemana, ambos son de ascendencia turca, ambos, seguro, han recibido, pese a ser ciudadanos alemanes de pleno derecho, interpelaciones que van desde la observación condescendiente ("tengo un gran respeto por su cultura") al insulto racista puro y duro. Aquí se acaban las similitudes, pero déjenme hacer un pequeño inciso de carácter histórico.
El resto de Europa fue consciente de que en Alemania había un problema (y los problemas racistas en Alemania conllevan unas resonancias que evocan épocas pasadas y terribles) cuando Günter Wallraff escribió y publicó un libro famoso en su momento, Cabeza de Turco, en el que, primero, descubría el hecho de que en Alemania existía una gran minoría inmigrante turca (en un fenómeno poco estudiado, como es el de la perpetuación de alianzas históricas o puntuales que provocan unas afinidades cuanto menos chocantes; caso de Portugal con Inglaterra, o el de Turquía con Alemania). Esta minoría se comportaba como se espera de estas oleadas procedentes de países menos desarrollados: se les reserva los peores trabajos (con lo que se añade un segundo motivo racista, el inmigrante "basurero") y las siguientes generaciones, por mucho que tengan cultura alemana, no hablen otra cosa que alemán y sean ciudadanos alemanes, jamás son vistos como tales.
El personaje Kemal Kayankaya es un turcoalemán de estas características, y es detective privado, lo que ya es un modo bizarro de ganarse la vida. ¿Y cómo lo hace? En esta primera novela de una serie, queda claro. Un turco ha sido asesinado, pero la policía parece tomarse las cosas con calma, y la esposa del fallecido, después de consultar las páginas amarillas y recorrer la innumerable lista de Müllers detectives privados, encuentra por fin a su hombre, Kayankaya, que, aunque sólo sea por el apellido, está dispuesto a tomarse las cosas más en serio.
Quiero dejar claro que esta no es una novela étnica, ni una novela sólo de reivindicación. La trama es auténticamente consistente, el caso criminal existe y el recorrido por la Alemania que representa Arjouni es el que podría hacer cualquier detective privado de cualquier ascendencia. Pero no por ello se puede dejar de tener en cuenta la originalidad necesaria que representa el hecho de seguir los pasos de un germanoturco por esta sociedad y su mirada, entre irónica y descarnada, a una realidad que existe y está presente (y es extrapolable). ¡Happy Birthday, Turco! es una buena novela policiaca, pero la carga sociológica que conlleva en su exposición (que no reivindicación) la elevan por encima de sus semejantes. Como dijo Vázquez Montalbán: "Kayankaya es algo más que un investigador privado de origen turco en una Alemania construida sobre cabezas de turco. Es la mirada crítica de uno de los autores más interesantes de la novela criminal contemporánea. Jakob Arjouni pertenece a la raza de escritores responsables de que la novela negra nos ayude a descubrir el desorden político y social que la hace posible y necesaria".

btemplates

4 comentarios:

Estonetes dijo...

Interesante apunte, me llama mucho la atención lo que dices de los alemanes de origen turco u otro caso como los rumanos de origen húngaro, que aunquesus familias lleven allí generaciones nunca serán aceptados como tal.Tomo nota del libro.
Adéu.

Alice Silver dijo...

Leí la novela hace ya tiempo y me gustó mucho. Me ha encantado la manera en que la presentas y las reflexiones en torno a los turcoalemanes.

Lluís Salvador dijo...

Hola, Estonetes:
En su día causó bastatnte revuelo dentro del policiaco internacional, al ser la primera novela que trataba estos temas de las minorías (bueno, salvo las novelas americanas con sus respectivas minorías, pero en la "civilizada" Europa esto fue una especie de shock); con respecto a la muy numerosa minoría turca en Alemania, es muy valioso el libro que cito, "Cabeza de Turco", publicado por Anagrama.
Un saludo!

Lluís Salvador dijo...

Hola, Alice:
Gracias. Viniendo de ti, un gran elogio. Por cierto que cada día me gusta más y encuentro más útil tu blog, y lo recomiendo cada vez más a amigos y conocidos. Justo ahora estoy saldando una vieja deuda de este blog y yo mismo con Ed McBain y la comisaría 87. Creo que todavía lo tienes pendiente, pero te encarezco la serie, a ser posible en su parte media (ya explicaré los motivos en la reseña).
Hasta pronto, y
un saludo!