Poe. Una Vida Truncada, de Peter Ackroyd

(Poe: A Life Cut Short)
Edhasa
Barcelona, 2009 [2008]

La deuda que este blog mantiene con Peter Ackroyd espero solventarla con el tiempo. Es un novelista magnífico, un estilista de la lengua inglesa, un narrador capaz de hibridar realidad y ficción de modo que uno se sumerge en la una y cree en la otra, y un escritor que sorprende por los temas y su tratamiento.
Además, y es una peculiaridad rara en un escritor que ha sonado para el Premio Nobel, es un biógrafo de marca. De hecho, ha publicado más biografías que novelas, incluyendo la monumental y sorprendente Londres, una Biografía.
En esta faceta, es hombre mantenedor de toda una gran tradición inglesa, como es la de la documentación, dedicación, claridad, orden y, sobre todo, el ser exhaustivo en su trabajo.
La vida de Edgar Allan Poe ha estado tan imbricada con su leyenda que incluso sus anteriores biógrafos no han podido librarse de esta contaminación, y así han seguido corriendo historias inverosímiles o no tanto que se han incorporado al saber popular.
Ackroyd, con los méritos que le caracterizan, desbroza y señala estos errores, basándose en documentos, testimonios y referencias, que no arroja sobre el lector, sino que asume con toda naturalidad. Ackroyd no entra en debates con anteriores biógrafos. Escribe y describe la vida de Poe sobre estos testimonios y desmiente las falsedades, pero no polemiza. Él quiere escribir una biografía veraz, y a fe que lo logra.
Con sólo esta sencillez y veracidad, esta biografía ya se convertiría, no en definitiva, pero sí en fundamental. Pero Ackroyd da una suma importancia a los hechos, y el gran mérito de su método es que estos hechos proporcionan base para el reconocimiento del genio de Edgar Allan Poe. No nos escatimará sus defectos, pero éstos, al ser relatados, también destacarán sus virtudes. Y Poe surge de estas páginas como un ser desdichado, al que la pobreza persiguió, pero también como el mejor literato de su tiempo, reconocido, pero no lo bastante como para permitirle vivir de su genio.
Poe fue un huérfano perpetuo que, durante toda su vida buscó una familia. La tragedia es que la encontró, pero demasiado tarde:
«Tennyson lo describió como "el genio más original que ha producido América", digno de codearse con Catulo y Heine. Thomas Hardy lo consideró "el primero en desarrollar todas las posibilidades de la lengua inglesa", mientras que Yeats creía que era "ciertamente el mayor de los poetas americanos". Las obras de ciencia ficción de Julio Verne y H. G. Wells tienen contraída con él una gran deuda, y Arthur Conan Doyle rindió asimismo tributo a su dominio del género detectivesco. Nietzsche y Kafka lo honraron igualmente, vislumbrando en su triste carrera un bosquejo de sus propias almas doloridas. Fue asimismo admirado por Fiódor Dostoyevski, Joseph Conrad y James Joyce, que vieron en él la semilla de la literatura moderna. El huérfano encontró por fin a su verdadera familia.»
Por su documentación y claridad de expresión, por su belleza y concisión, por su imparcialidad y dedicación, esta es una biografía, a pesar de su brevedad, o también por ella, monumental. Nada hay definitivo en este género, pero esta biografía sí se hace básica desde el mismo momento de su publicación.

btemplates

4 comentarios:

mario skan dijo...

Interesante libro. De Poe conozco la maravillosa traducción de Cortázar de sus cuentos completos publicada por Alianza.
Sobre la vida del gran poeta y cuentista yanky, leí un artículo de Eduerdo Mendoza, que lo podés hallar en su sitio-web, bastante atípico.
Lo tendré en cuenta Lluís.
saludos

Asterión dijo...

Suena muy bien esta biografía. Si puedo verla seguro le echo mano.

Faltó mencionar al genial Baudealaire, a su vez tributario, admirador y primer traductor al francés de la obra de Poe. Sin la poesía de Poe, quizá hoy no tendríamos la cima más alta de la poesía francesa decimonónica: "Las flores del mal".

Saludos.

Lluís Salvador dijo...

Hola, Mario:
Disculpa el retraso en la respuesta. El hecho es que para los lectores de esa traducción el prólogo inicial de Cortázar queda reducido a un mero artículo literario (¡pero de qué nivel!) acabada de leer la biografía de Ackroyd. Y es que la leyenda sobre Poe ha sido mucha, y se ha ido perpetuando...
Ese artículo que mencionas, muy interesante, se puede encontrar aquí (si el enlace funciona):
Poe: artículo de Eduardo Mendoza

Gracias por la aportación, y un saludo!

Lluís Salvador dijo...

Hola, Asterión:
Ah, pero es que Baudelaire fue sin duda el primer propagandista de Poe (y parte de su familia) pero también el primer creador (aparte del propio Poe) de su leyenda. Pero por supuesto tienes razón. Baudelaire no se puede entender sin la existencia de Poe, y Poe probablemente no sería quien es sin la impronta que Baudelaire le dio.
Y a Peter Ackroyd míratelo con cariño, no sólo en esta biografía sino en el resto de sus textos. Merece mucho, mucho, mucho la pena.
Ya sé que en el caso de una biografía depende mucho del interés que el lector tenga sobre el biografiado, pero préstale atención a sus novelas: Hawksmoor y Chatterton. Principalmente a la segunda, sobre ese poeta que fue un falsificador literario.
Disculpa el retraso en la respuesta, y recibe un saludo muy cordial!