La Flecha Negra, de Robert Louis Stevenson

(The Black Arrow)
Ed. Bruguera, col. Historias
Barcelona, 1958 [1883]

En el contexto de la Guerra de las Rosas, una misteriosa banda de proscritos amenaza vengarse de los déspotas que han ejercido un poder inicuo sobre el pueblo, matándolos mediante una flecha negra. Richard Shelton, joven noble tutelado por sir Daniel (quién asesinó a su padre, un hecho que el aguerrido Richard desconoce), en cumplimiento de una misión, se encuentra con John Matcham, que huye del cautiverio a que lo tiene sometido sir Daniel. En realidad, Matcham es Joanna Sedley, disfrazada.
Sin reconocer la auténtica naturaleza de la joven, sin embargo Richard se siente atraído por ella. Cuando se revela la realidad, Richard emprenderá su propia guerra para liberar a Joanna, una guerra que se verá inextricablemente ligada a su propia historia y a las innumerables felonías cometidas por sir Daniel y sus secuaces. Tras una muy shakespeariana intervención del por el momento rey Ricardo III, la pareja tendrá un final feliz tras muchas penalidades.
Es un argumento tan típico que apenas merece comentario. No se esperen subtextos alegóricos ni mensajes más allá de la propia aventura o los valores de la moral tradicional: la honradez, la nobleza, la rectitud y el amor. Cada obra es hija de sus tiempos y de su autor, y los tiempos eran los victorianos y el autor un moralista (un moralista ciertamente extraño, si miramos La Isla del Tesoro, pero esa es otra historia).
Lo que salva a la novela y la ha hecho un clásico del género es su ritmo y su narración. Es una novela de aventuras constantes, con intrigas que se cruzan y entrecruzan, y la narración conduce con toda fluidez la trama hasta su conclusión.
Si ustedes a veces echan de menos las grandes aventuras, no tanto del tipo Errol Flynn sino más bien las de Burt Lancaster, permítanse unas horas de puro entretenimiento con esta novela. En eso, no quedarán defraudados.

Portada y sinopsis

btemplates

17 comentarios:

Asterión dijo...

Para ser un autor que, tengo la impresión, te gusta bastante, no le hacés un gran favor. Pero eso está muy bien: a los héroes propios también hay que verlos sin indulgencia.

Por lo demás, en tiempos donde muchas novelas son meros experimentos fallidos, es bueno recordar las estructuras clásicas: una historia entetenida y bien contada, listo.

Saludos.

Lluís Salvador dijo...

Hola, Asterión:
En efecto, es peligroso adentrarse en los caminos recorridos en la infancia... Pero, me quedo con tu segunda parte, que también es la mía: una novela de aventuras bien contada, apta para disfrutar.
Pero sí, es un autor que me gusta bastante. Y tengo la impresión de que a ti no te gusta tanto :)
Tranquilo, tarde o temprano, sacaré a relucir La Isla del Tesoro y entonces nos enzarzaremos en debate.
Un saludo cordial, Gustavo!

pacman dijo...

Hola Luis, justo acabar "La esfinge de los hielos" y empiezo con "La flecha negra". La verdad es que me ayudan mucho tus comentarios. Por ciero, me pareció muy interesante "El club de los suicidas" y "El diamante del Rajá", aunque creo que Stevenson ya está bastante comentado.

Lluís Salvador dijo...

Hola, pacman:
Nunca Stevenson estará demasiado comentado... Sigue siendo (con sus altibajos, de acuerdo; con la interpretación que hay que hacer de la época en la que escribía, por supuesto) un narrador descomunal. Aunque sólo sea por "La Isla del Tesoro", que es todo un monumento. Pero no sólo por eso. Y si no aparece con más frecuencia en este blog es porque, como me gusta repetir, hay más libros que días (y porque todo lo que se comenta aquí se ha leído o releído exprofeso para hacer la reseña). Pero aparecerán más obras suyas por aquí, seguro.
Un saludo cordial!

pacman dijo...

me gustaría que hicieras una breve lista de las novelas de aventura que tú consideras mejor hechas, con su breve explicación de por qué ha sido elegida. Hasta ahora tus opiniones me han ayudado mucho.

Lluís Salvador dijo...

Hola, pacman:
Bueno, eso requiere un poco de tiempo y algo de reflexión. Déjame el fin de semana para hacerlo, y te contestaré en esta misma reseña.
Por el momento, te pasaré las que según "La Biblioteca Ideal" son las mejores novelas de aventuras. Es una lista muy discutible. Luego te explicaré porqué.
Con tres estrellitas:
-El Asno de Oro, Apuleyo
-Los Trabajos de Persiles y Sigismunda, Cervantes
*Lord Jim, Joseph Conrad
-El Señor de las Moscas, William Golding
*La Odisea, Homero
-Billy Budd, Herman Melville (¿Por qué no Moby Dick?)
*La Isla del Tesoro, Stevenson
-Las Aventuras de Barry Lyndon, Thackeray
-Las Aventuras de Tom Sawyer, Mark Twain (Elección conservadora; no fuera caso que la juventud se pervirtiera con el Huckleberry Finn)
*Veinte Mil Leguas de Viaje Submarino, Verne
Con dos estrellitas:
-La Muerte del Rey Arturo, anónimo
-Zalacaín el Aventurero, Pío Baroja
-Las Aventuras del barón de Münchahusen, de Bürger
-Vida y Hazañas de Alejandro de Macedonia, de Pseudo Calístenes
-Tartarín de Tarascón, de Alphonse Daudet
-Las Aventuras del Capitán Singleton, Daniel Defoe
*El Mundo Perdido, de Conan Doyle
*Los Tres Mosqueteros, de Dumas
-El Capitán de los Cabellos Grises, de Hamlin Garland
-Las Islas de la Imprudencia, de Robert Graves
-Eothen, de Alexander W. Kinglake
*La Llamada de la Naturaleza, de Jack London
*Narración de Arthur Gordon Pym, de Poe
-Amadís de Gaula, Garci Rodríguez de Montalvo
*El Tesoro de Sierra Madre, de Bern Traven
Con una estrellita:
-La Isla de Coral, de Robert M. Ballantyne
-La Atlántida, de Pierre Benoit
-Tarzán de los Monos, de E. R. Burroughs
*Las Minas del Rey Salomón, H. R. Haggard
*El Prisionero de Zenda, Anthony Hope
*El Buque Fantasma, de Frederick Marryat
-El Oro de los Sueños, de José María Merino
*Rebelión a Bordo, de Nordhoff y Hall
-La Pimpinela Escarlata, baronesa Orczy
-Es Otoño en Crimea, Carlos Pujol
-Pelo de Zanahoria, Jules Renard
-Los Piratas de Malasia, Salgari
-Beau Geste, P. C. Wren
-El Robinsón Suizo, J. D. Wyss

Bueno, la lista es extemporánea porque está afectada de un clasicismo pasado, porque (como diría Umberto Eco) no entiende los modelos del género y porque hace una mezcolanza ridícula (¡El Amadís!). En resumen, porque no sabe por dónde va. Por eso me disgustan en principio los cánones.
Pero ya te daré mis ideas al respecto...
Un saludo cordial!

Lluís Salvador dijo...

Hola, pacman:
Bueno, creo que voy a requerir unas cuantas sesiones, sobre todo si quiero dar algún razonamiento a mi selección. Encontrarás que es una lista desordenada. Y encontrarás también que es variada. La definición del género de aventuras es una muy vaga, y podríamos decir que según esa definición, casi cualquier novela refleja una aventura, aunque sea personal o interior. Pero nos ceñiremos a lo que más o menos intuitivamente se consideran aventuras, y en ello seré a la vez amplio pero excluyente: hasta el último momento he dudado si incluir algún Sherlock Holmes; algunos trascienden al hecho detectivesco para entrar en el género aventurero, pero al final me he decidido por no hacerlo. El personaje detective pesa más que otra consideración. Verás que he incluido también cosas de otros géneros... al menos nominalmente. La Guerra de las Galaxias puede ser, nominalmente, insisto, ciencia ficción, pero en realidad es un filme de aventuras (algunos dicen que es un western espacial). La adscripción es posible bajo ambas etiquetas, que, una vez más, se muestran móviles. En fin, vamos allá:
-Edgar Allan Poe, Narración de Arthur Gordon Pym. Bueno, tienes mi reseña para saber lo que opino al respecto, y sólo resaltar que, bien o mal, tiene de todo: aventuras marineras, exotismo, terror, fantasía, situaciones desesperadas y violentas. Y como clásico e iniciador del género, es ineludible leerla.
-Edgar Allan Poe, El Escarabajo de Oro. Puede parecer menor, puede parecer una aventura muy limitada en el tiempo y el espacio, pero la historia de esa investigación, de esa lógica en el descifrado (incluso de la teatralidad de pasar el escarabajo por el ojo del muerto) la convierten en toda una aventura casi sin moverse del sitio.
-Robert Louis Stevenson, La Isla del Tesoro. La novela de aventuras por excelencia, no hay que comentar mucho que no se haya dicho. Lo tiene todo. Y, resalto, una cierta ambigüedad en el personaje de John Silver que la hace trascender al acostumbrado maniqueísmo que muestra el género normalmente. Merece una reseña, y se la debo, pero en realidad cuando un libro se muestra tan inmortal las palabras sobran.
-Jack London, La Llamada de la Selva. Cuidado, Jack London es adictivo. Si cito este es porque, junto a Colmillo Blanco, son los más famosos de su autor (un amigo mío llamado Ricard Ibáñez, por ejemplo, los tiene como libros fetiche, y Ricard sabe de aventuras). Por otra parte, insisto, London es un autor a recuperar más allá de estos dos títulos. Sus aventuras marineras, las del gran norte, las de buscadores de oro tienen una fuerza inusitada. Sin London creo que no existiría Hemingway. Y opino que London escribía mejor que Hemingway.
-Baronesa Orczy, La Pimpinela Escarlata. No simpatizo mucho con el personaje central de esta novela (yo soy más partidario de los sans culottes), pero reconozco que maneja los modelos de la novela de capa y espada y de la situación en suspenso muy bien. Y es una de esas que ha creado un personaje que forma parte del pozo mítico universal.
-Emilio Salgari, El Corsario negro. Tampoco simpatizo demasiado con las aventuras de Salgari, que me parecen lentas, faltas de ritmo. Pero creo que hay que leer El Corsario Negro por que es una buena historia de piratas en el Caribe (francamente, las incursiones de Salgari en Malasia con Sandokán me la traen al pairo, perdón por el chiste), y porque es el preludio a una de las pocas ocasiones en que una mujer ocupa la primacía de una novela de aventuras, como es la segunda parte, Yolanda, La Hija del Corsario Negro.
Dios, mío, apenas he citado seis libros y ya me he extendido un montón. Bueno, va a ser una serie laaarga de comentarios, esta.
Hasta pronto,
Un saludo!

pacman dijo...

Hola Luis, en primer lugar agradecerte tu disponibilidad (sé que resulta complicado seleccionar entre tanto y tan variado). Pero si te pido tu opinión es porque hasta ahora me ha resultado muy interesante. Estoy muy de acuerdo con los tres primeros,Gordon Pym, el escarabajo de oro y La isla del tesoro. El corsario negro me resultó entretenida, pero algo más floja. Siguiendo tus reseñas estoy leyendo la flecha negra y ya tengo en la recámara El jorobado. Por supuesto, me apunto Jack London.

Lluís Salvador dijo...

Hola, pacman:
En primer lugar, disculpa el retraso. Ha sido una semana complicada. Y esta también lo será: los festivos a mí y al blog me complican la vida más que facilitármela. En fin, sigamos hasta donde podamos con la lista razonada:
-Julio Verne, 20.000 leguas de Viaje Submarino.
Con Verne hay que tener cuidado, porque muy probablemente se le leyó en la infancia y eso condiciona un recuerdo mitificado, pero el 20.000... tiene toda justificación de estar aquí. Crea un mito, el capitán Nemo, y un mito instrumentado por el Nautilus. A partir de ahí, poco podemos decir. Se trata de un relato fascinante y con suficiente carga argumental como para perdurar.
Pero una de las novelas que más megusta de Verne es:
-Julio Verne, Robur el Conquistador (o Dueño del Mundo). No ha perdurado tanto en la mente como la anterior u otras de Verne, pero es una novela magnífica, imaginista, soberbia en una especie de mundo barroco (y algo desmadradao, hay que decirlo), donde se nos presenta una especie de Nemo del aire, Robur, con una nave que fascina tanto como el Nautilus.
-Bern Traven, El Tesoro de Sierra Madre. Traven fue un gran autor y no sólo del género. En este caso, si has visto la película, casi no es necesario leer el libro. Huston captó perfectamente el tema y la psicología de los personajes, unos perdedores metidos en un mundo absurdo que, finalmente, niega la última oportunidad. Una novela despiadadamente pesimista, y tal vez por ello, con más valor.
A ver si mañana puedo seguir un poco más.
Un saludo!

Lluís Salvador dijo...

Hola, pacman:
Vamos a ver si le damos un empujoncito a esto...
-Joseph Conrad -Lord Jim
-Joseph Conrad -El Corazón de las Tinieblas
-Joseph Conrad -La Línea de Sombra
Y podría poner una decena más de obras de este autor. Todo ello si las consideramos novelas de aventuras, claro (y yo lo hago, pero sin desechar el resto de contenido). Porque, en realidad, las novelas de Conrad son ejercicios de psicología de personajes (y a veces, como en El Corazón de las Tinieblas, de épocas y de territorios) anticipadísimas a su tiempo. Pero se publicaron como novelas de aventuras y marineras, y en ello hay que decir que Conrad se superó a sí mismo y a todo lo que el género había dado hasta entonces.
-Daniel Defor -Robinsón Crusoe
Con el Robinsón hay que tener cuidado. Suele defraudar, porque está escrito en el siglo XVIII y eso quiere decir un ritmo algo diferente al que estamos acostumbrados. Pero sigue siendo la novela de naufragios por excelencia. Que esté basada en un caso real me importa poco, porque es la imaginería y las situaciones lo que hacen de esta historia notable. Del mismo autor, podría citar las historias de la piratería que escribió, como Avery el Afortunado, pero tienen un interés limitado en cuanto a narrativa aventurera, y más como interés histórico.
-Rudyard Kipling -Kim de la India
-Rudyard Kiplin -El Hombre que pudo Reinar
-Rudyard Kipling -Gunga Din
Kim es una historia de espionaje en la India cuando todavía no se escribían historias de espionaje. Y aunque el componente aventurero está en ella, la cuestión principal es que se trata de una historia que sucede en la India y que nos acerca a ese país. Jamás he estado de acuerdo (y George Orwell tampoco) con la imagen del Kipling colonialista e imperialista. Kipling amaba de verdad a la India.
De El Hombre que Pudo Ser Rey tienes reseña en este blog. Una novela de aventuras desesperada, enorme, emocionante, compasiva...
Y respecto a Gunga Din, incluir un poema, de aventura bélica pero poema, es una pequeña excentricidad mía, que puede disculparse diciendo que en Hollywood, de este poema hicieron una película de aventuras. La historia de Gunga Din merece leersed, aunque sólo sea por su concisión y por la emoción que destila, y un día de estos la comentaré (y traduciré) en este blog.
-Alejandro Dumas -Los Tres Mosqueteros
-Alejandro Dumas -El Conde de Montecristo
Dumas tiene más novelas de aventuras, por descontado (Los Hermanos Corsos es un buen ejemplo), pero estas dos es que son el monumento cumbre del género. Una de las pocas veces en que la principalía se repartía entre cuatro protagonistas, en que el valor de la amistad se sublimaba hasta extremos no vistos, y una novela como la copa de un pino, con todas sus emociones y todas las cosas que han conformado el género llevados a su perfección.
Y respecto al Conde, la historia de una venganza a sus últimos extremos, tiene un comienzo difícil para el lector, pero después engancha como pocas.
De las continuaciones de los mosqueteros, Veinte Años Después es muy apreciable, y en cuanto al Vizconde de Bragelonne es la peor, con sus interminables descipciones de corte. Sáltense los capítulos que no procedan y váyase a la historia principal.
Y bueno, seguiremos, que todavía queda tela por cortar...
Un saludo!

Lluís Salvador dijo...

Hola, pacman:
Bueno, disculpa los retrasos. En todo caso, no me olvido de ello...
Vamos un poco más delante con esta lista:
-La Princesa Prometida, de William Goldman.
Arquetipo de la novela de aventuras y de otras muchas cosas, condensa sabiamente en sus páginas todo lo que el género ha dado. El mejor duelo a espada de la literatura, y la historia de Fezzik (que no se mostraba en la película), merecen la pena leerse.
-Scaramouche, de Rafael Sabatini.
La más literaria de las obras de Sabatini, y probablemente la mejor, con frases inolvidables como la que abre el libro ("Nació con el don de la risa..."). Obligatoria.
-El Capitán Blood, de Rafael Sabatini.
La novela de piratas por excelencia de La literatura mundial, e iniciadora de una serie de la que todos los volúmenes valen la pena, ha sido copiada, imitada, canibalizada, lo que quieras. Salvo algo más de detalle en las maniobras marineras (ya llegaremos a O'Brian) lo tiene todo en el género de piratas.
Y antes de que alguien se escandalice por que no cite más obras de Sabatini, diré que es mi autor de aventuras favorito, porque le tengo cariño y porque cultivó el género una y otra vez con rara maestría. Recomiendo TODAS sus obras, y el problema está en encontrarlas. Los lectores en inglés tienen un oasis en el Project Gutenberg, donde se pueden encontrar una buena cantidad de sus novelas. En español, sin embargo...
-Las Minas del Rey Salomón-H. R. Haggard
Un clásico de aventuras en África, pero hay que destacar que todos los libros que tienen como protagonista a Allan Quatermain valen la pena. Incluso aquellos que tienen una tendencia más fantástica, como Ella o Ayesha.
-Capitán de Mar y de Guerra-Patrick O'Brian
Vamos a ver... Sé que es lo más de lo más en novela marinera moderna, sé que tienen legiones de seguidores... Pero toda la serie es excesiva. Jack Aubrey se recorre todos los mares y todos los conflictos y exploraciones de la Navy durante las guerras napoleónicas, y al final llegan a cansar, aunque tomadas de una en una y de cuando en cuando puedan estar muy bien.
-Puente de Pájaros, de Barry Hughart.
Tengo una reseña de esta novela en el blog. Se trata de una novela enclavada en "La China que Nunca Fue", y protagonizada por dos investigadores extemporáneos, Li Kao y Buey Número Diez. Pese a que es fantástica, las aventuras que corren están narradas de manera magistral. Fantasía aventurera para adultos, ganadora de un World Fantasy Award. Difícil de conseguir en castellano, pero vale la pena hacerse con ella.
Y seguiremos, seguiremos...
Un saludo!

pacman dijo...

sin duda la espera vale la pena.

Lluís Salvador dijo...

Hola, pacman:
Bueno, eso espero... A ver si mañana puedo darle otro empujoncito...
Un saludo!

Lluís Salvador dijo...

Hola, pacman:
Lo prometido es deuda...
Arturo Pérez-Reverte:
Críticas o no críticas, interesadas o no, Pérez-Reverte es un maestro en lo que escribe, y lo bueno es que ha tocado varias teclas, cono lo que podemos decir que no se ha repetido jamás (Bueno, Alatriste, pero eso es una serie /folletón, de modo que está justificado).
-El Capitán Alatriste y siguientes. O cómo hacer una novela de capa y espada siguiendo los usos clásicos pero aportanto elementos de la novela moderna, como la introspección y el factor psicológico de los personajes, aparte del sentido hitórico.
-El Club Dumas. Su novela más perfecta, según mi opinión y la del autor, y aventura moderna metaliteraria y relacional con los grandes clásicos del género, a la vez homenaje y renovación. Una joya.
-La Sombra del Águila. Obra menor dentro de su producción, pero divertidísima, y un buen reflejo de la novela de guerra en la época napoleónica.
-La Carta Esférica. Otra de esas novelas que marca un hito en la aventura moderna. Extremadamente inteligente, y toda una lección de narrar.
-El Maestro de Esgrima. La más galdosiana de las novelas de un escritor que admira a Galdós, Para mí desigual, pero el ambiente de la época y su argumento merecen la pena.

-Jaroslav Hasek, Las Aventuras del Valeroso Soldado Schweijk.
Hay que destinar un espacio al humor dentro de las aventuras. Si bien es esta característica satírica la que prima, el trasfondo de la primera guerra mundial visto por las anécdotas de un soldado declarado tonto oficialmente por el ejército son lo bastante enormes en una novela maestra como para incluirla (el género tiene mucho campo abierto).
-Jean Rostand, Cyrano de Bergerac.
Obra de teatro fundamental de la capa y espada, inmejorable, magnífica, llena de detalles, de frases y de gestos, sobre todo de gestos. La quintaesencia del héroe. POr desgracia, no hay una puñetera traducción al castellano que sea buena, y la de Bru de Sala al catalán es mejor, pero sigue teniendo carencias, de modo que lo mejor es leerla en francés.
-Paul Féval, El Jorobado.
Ya comentada y dialogada entre nosotros.
-James Fenimore Cooper, El Último Mohicano. Más difícil de leer de lo que parece, pero vale la pena por su traslado a la América del Norte colonial por un hombre que pudo hablar con los veteranos de la guerra de la independencia americana (nació en 1789) y con indios de la costa este.
-Thomas Mayne Reid, LOs cazadores de Cabelleras. Una novela que recuerdo con mucho placer. Del oeste pero no estereotípada, con originalidad suficiente y buena ambientación.

Y, bueno, otro día seguimos.
Un saludo!

pacman dijo...

Hola Luis, estoy totalmente de acuerdo respecto a Pérez-Reverte, para mi El club Dumas y Las aventuras del capitan Alatriste son lo mejor de Arturo, cuando llega a su madurez como narrador. Además de bien documentados creo que sus libros estan muy bien escritos. por supuesto que Feval tambien me parece un grandísimo escritor y gracias a tu reseña me he animé a leerlo. Qué descubrimiento!

Lluís Salvador dijo...

Hola, pacman:
De acuerdo, pero con una precisión: Para mí, todo lo que escribe Pérez-Reverte está por encima del aprobado (tal vez la única que encuentro algo menor sea Un día de Furia), con lo que no hago distingos entre sus obras (De acuerdo, El Club Dumas es la más perfecta, pero no me refiero a ella); quiero decir que La Piel del Tambor o El Pintor de Batallas son otras dos caras del narrador Pérez-Reverte, que no incluyo aquí porque no pertenecen al género aventurero, strictu sensu, aunque sea muy laxo en mis límites. Pero es de agradecer que un autor no repita fórmulas una y otra vez, si tiene otras ideas en la cabeza que desarrollar y quiere escribirlas. Pérez-Reverte asume riesgos cuando escribe, y eso es muy de agradecer, de modo que recomiendo toda (o casi) su obra, aventurera o no.
Un saludo!

Lluís Salvador dijo...

Hola, pacman:
Bueno, a ver si damos otro empujón a esta lista y de paso me redimo de incumplimientos...
-Fritz Leiber, serie de Fafhrd y el Ratonero Gris, también llamada de las espadas. El género de la novela de aventuras es multidisciplinar, y por tanto, y como hemos visto, proclive a la hibridación. En teoría esta serie es de fantasía, pero las aventuras que corren sus dos personajes principales cumplen todos los cánones (y a veces los superan) de la narrativa aventurera. Muy recomendables, han sido reeditadas recientemente por Gigamesh, gracias a los dioses.
-Mark Twain, Huckleberry Finn. Y no los Tom Sawyer, aunque son muy decentes, porque como aventuras, aventuras, esta novela es mucho mejor.
-Anthony Hope, El Prisionero de Zenda. Con reservas, sin embargo. Ha envejecido mal, y sigue teniendo algunos fragmentos muy buenos, pero en otros el cambio de estilos literarios se ha dejado sentir en su perjuicio.
-Herman Melville, Moby Dick y Benito Cereno.
Moby Dick es aprovechable cien por cien como aventura fáustica, insinuadora de diversos géneros y marinera cien por cien. Con el inconveniente sabido de las disquisiciones sobre las ballenas intercalados en la acción; pero se lo perdono, porque es una novela magnífica. Y Benito Cereno es una novela de tensión, de aventuras en un solo sitio que sin embargo, por su ambiente, merece encuadrarse dentro del género, aunque poco "cliffhanging" hay. Sin embargo, en cuestión psicológica y de atmósfera, es muy, muy buena.
-Téophile Gautier, El Capitán Fracasse. Poco conocida, tengo buen recuerdo de ella, a pesar de la traducción infame que leí. Difícil de encontrar, sin embargo.
Y seguiré...
Un saludo!